Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bicibox a medio llenar

Los ciclistas lamentan que algunos equipamientos se sitúan lejos del transporte público

Un usuario guarda su bicicleta en un punto de bicibox.
Un usuario guarda su bicicleta en un punto de bicibox.

El servicio de aparcamiento protegido de bicis metropolitano, Bicibox, suma usuarios. De 2.812 a 4.596 entre el pasado julio y el mismo mes del año anterior. Un 63% más. Sin embargo, el vaso sigue medio vacío: la ocupación media de los aparcamientos es del 42%, aunque esta ha ascendido ocho puntos porcentuales. Y los ciclistas lamentan que parte de estos equipamientos se sitúen lejos de las estaciones de transporte público. También creen que es necesario extender los carriles bici para que la población aproveche al máximo estos aparcamientos.

La red de aparcamientos, que el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) puso en marcha en 2011, acogió entre enero y julio 92.566 bicicletas en las 136 cajas del Bicibox. La AMB busca, con esta infraestructura, ofrecer un servicio de aparcamientos a prueba de robos, al tiempo que favorece el uso de este medio para los desplazamientos dentro y entre las 13 ciudades que forman parte de la red. Los habitantes del Área Metropolitana realizaron un 1,5% de sus desplazamientos en bicicleta, según la encuesta de movilidad del Área Metropolitana de 2014. Una portavoz del servicio asegura que parte de los trayectos son en las “dos o tres tramas urbanas continuas” que unen Hospitalet y Cornellà de Llobregat con Sant Joan Despí; o Castelldefels con Gavà y Viladecans. Sin embargo, explica que Bicibox no recoge datos sobre los viajes.

A falta de estadísticas, los usuarios creen que el servicio debe mejorar. En parte, porque algunos emplazamientos escogidos hacen difícil enlazar con otros medios de transporte. “Si hubiesen puesto las cajas en estaciones de tren, metro y autobús lo usaríamos más. Pero la mayoría están en polideportivos y otros locales”, lejos de las principales rutas de comunicación, asegura Albert Garcia, portavoz de la Coordinadora Catalana de Usuarios de la Bicicleta.

El éxito de Bicibox, además, depende de la red de carriles bici metropolitana, según los ciclistas. Marta Pombo, del Club Bici Llobregat, opina que parte del problema reside en que se ha instalado “sin mejorar la infraestructura” de carriles bici. Sin “rutas seguras, rápidas y directas la gente solo ve la bicicleta como un deporte o una cosa de diversión, no un transporte de uso diario”. Un problema que los ciclistas viven muy de cerca. Sergi Turiella, vecino de Sant Boi de Llobregat, asegura “hay un problema de conexiones en el Baix Llobregat, por ejemplo entre Sant Boi y Viladencas”. Jordi Guibernau, del mismo municipio, explica que los vecinos deben “pasar por un polígono industrial para evitar la carretera”.

El AMB prevé construir un carril bici entre la avenida Diagonal y Esplugues de Llobregat. La obra debería estar lista a finales de año. El Área Metropolitana tiene 1.497 kilómetros de vías aptas para velocípedos, según la AMB. De ellos, 343 son carriles bici.