Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un brigadista de la contienda civil visita la cárcel donde estuvo preso

Josep Almudéver Mateu, de 98 años, ha vuelto décadas después a las dependencias de lo que fue la Cárcel Modelo de Valencia, hoy un complejo administrativo

El brigadista de ascendencia valenciana visita junto a Gabriela Bravo la celda de la cárcel Modelo.
El brigadista de ascendencia valenciana visita junto a Gabriela Bravo la celda de la cárcel Modelo.

Uno de los últimos brigadistas internacionales vivos, Josep Almudéver Mateu, de 98 años, ha vuelto décadas después a las dependencias de lo que fue la cárcel Modelo de Valencia, hoy un complejo administrativo. Allí estuvo preso dos años durante la Guerra Civil española, informa Efe.

La consejer de Justicia, Gabriela Bravo, ha recibido este martes a Almudéver Mateu, del que ha dicho es "un luchador por las libertades que luchó para tratar de evitar que España cayera en la oscuridad en la que vivió durante tantos años".

El secretario autonómico de Justicia, Ferran Puchades, y la directora general de Justicia, María Angels García Vidal, han acompañado al excombatiente en su visita a la Cárcel Modelo, incluida la última celda que todavía se mantiene como recuerdo y el pabellón en el que estuvo encarcelado.

"Mucha pena, mucha pena. Ha habido cosas increíbles", ha declarado al entrar en las dependencias, que le han traído recuerdos de la situación que vivió junto a sus compañeros.

Josep Almudéver Mateu, natural de Marsella e hijo de valencianos, regresó de nuevo a España durante la Segunda República, donde acabó alistándose en el ejército a la edad de 17 años pero, debido a una serie de heridas producidas por un obús, fue mandado de nuevo de vuelta a Valencia.

Posteriormente, de regreso en su tierra gracias a su nacionalidad francesa, se alistó en la Brigada Internacional 129 de la que, por orden del Comité de No Intervención fue expulsado, junto a los brigadistas, en enero de 1939.

"Fue una traición del Comité de No Intervención", ha apuntado Josep, ya que la misma se encargó de mandar de Castellón de la Plana un certificado al Ayuntamiento de Alcácer que indicaba que Josep Almudéver Mateu "había sido fusilado el 18 de enero de 1939".

Tras varios acontecimientos, regresó a Valencia, donde lo creían fallecido, hasta que la guerra finalizó, momento en que fue detenido y trasladado a varios campos de concentración y a la cárcel valenciana, en la cual permaneció recluso hasta el mes de agosto de 1942, cuando lo trasladaron a la prisión provisional de Aranjuez hasta que en noviembre logró la libertad provisional.