_
_
_
_

El Ayuntamiento dice ahora que debe analizar el hotel de la Torre Agbar

Janet Sanz asegura que la empresa se precipitó al asegurar que tenía el permiso Un documento del área de Urbanismo del viernes confirma que el proyecto no está "afectado" por la moratoria

Lluís Pellicer
La Torre Agbar.
La Torre Agbar.MASSIMILIANO MINOCRI

El hotel de lujo de la Torre Agbar ha provocado la primera crisis en el Ayuntamiento de Barcelona sobre un gran proyecto de ciudad. Después de que el viernes por la tarde la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, afirmara que el Consistorio se verá "obligado" a otorgar la licencia “por imperativo legal” al grupo inversor Emin Capital, la concejal ha rectificado hoy y ha dejado en suspenso el futuro del edificio. Sanz ha afirmado que la propiedad del inmueble podrá solicitar la licencia, pero advirtió de que “el futuro del proyecto está sujeto al debate del modelo turístico” que hay “encima de la mesa”. El fondo Emin Capital tiene en su poder un documento de Urbanismo del viernes que confirma que el proyecto no está "afectado" por la moratoria. En un comunicado, ha lamentado las declaraciones de Sanz, que ha juzgado "desafortunadas".

La redacción de un plan que ponga orden al crecimiento hotelero en la ciudad ante el boom turístico y evite la formación de una eventual burbuja es una de las principales líneas del programa de gobierno de la alcaldesa Ada Colau. Su aplicación, sin embargo, ha sido polémica al suponer la suspensión de licencias, también de las 28 que estaban en trámite y de otra veintena que habían realizado varios trámites. El sector ya avisó de que el futuro de ese grupo de establecimientos podía dar más de un quebradero de cabeza al Ayuntamiento y, de hecho, trabaja para que este los revise uno por uno para desencallar los proyectos más avanzados sin que sus propietarios tengan que acudir a los tribunales. 

Más información
Colau revisará las 28 licencias de hoteles congeladas por la moratoria
Jordi Clos: “Habrá efecto bumerán y no vendrán los inversores”
Colau suspende la concesión de licencias turísticas en Barcelona

El caso de la Torre Agbar es uno de ellos. Formalmente, sus propietarios no han solicitado la licencia, pero sí un certificado de régimen urbanístico que les ha sido concedido este mismo mes y que, según coincidieron el viernes el Ayuntamiento y Emin Capital, suponía la concesión automática de la licencia en los próximos seis meses a pesar de la moratoria. Es lo que Sanz calificó este sábado como un “atajo legal”. En un comunicado, la sociedad negó ese extremo. "La solicitud del certificado de régimen urbanístico es una vía de plena legitimidad legal y práctica habitual a la hora de realizar proyectos inmobiliarios", sostuvo. Fuentes jurídicas aseguraron que en esa situación pueden estar otros proyectos, por lo que la excepción abre la puerta a que sigan adelante otros hoteles ahora congelados.

Diez años después de su inauguración, el emblemático inmueble de Jean Nouvel dejaba de ser el viernes la sede corporativa de Agbar. El nuevo propietario estaba decidido a apagar las luces del edificio, pero la notificación del Ayuntamiento de que se daría luz verde al futuro hotel Grand Hyatt hizo cambiar de opinión al fondo que dirige Jordi Badia. Sanz negaba ningún “trato de favor” ni “excepción”, pero confirmaba en un comunicado y por Twitter el viernes que “en el caso de que Emin Capital pida la licencia para sacar adelante un establecimiento de alojamiento turístico en la Torre Agbar, el Ayuntamiento lo deberá otorgar por imperativo legal”.

La teniente de alcalde enmendaba de esa forma la posición que defendía hace apenas dos semanas, cuando aseguraba que Emin Capital ni “había registrado” su propuesta. Los vaivenes siguieron ayer, cuando Sanz volvió a rectificar. La concejal afirmó que Emin Capital “se precipitó” en su comunicado al decir “cosas que aún están por ver”. Al contrario de lo que sostuvo el viernes, Sanz defendió este sábado que la concesión de la licencia no era automática. “Con la solicitud del certificado pueden presentar solicitud en seis meses. Después, la aceptación a trámite y la resolución de la licencia evidentemente está sujeta a la moratoria y la suspensión de licencias”, afirmó Sanz, quien acusó de forma velada a Emin Capital de no jugar limpio al presentar la solicitud “casualmente dos días antes de la constitución del nuevo gobierno municipal”. Fuentes del Consistorio han insistido esta noche en que la solicitud será aceptada, pero que el proyecto deberá ser examinado por el Ayuntamiento antes de recibir la luz verde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El fondo sostuvo que la petición del certificado se enmarca dentro de la normativa de Urbanismo, por lo que “en forma y plazo” se ha “respetado la ley escrupulosamente”. La sociedad añadió que ha sido el propio Ayuntamiento de Barcelona quien les ha dado la razón “con la entrega positiva del certificado”. En concreto, Emin Capital dice que recibió a manos de los responsables de Urbanismo un certificado el jueves y una aclaración el viernes. "En ambos casos, se otorga a Emin Capital la potestad de solicitar licencias para uso hotelero en la Torre Agbar", afirmó el comunicado. En efecto, este diario ha tenido acceso al documento firmado el pasado 31 de julio por un responsable de la gerencia de Ecología, Urbanismo y Movilidad, que determina que la "solicitud de licencia", que deberá realizarse en los próximos seis meses, "no se ve afectada por la suspensión facultativa de licencias".

Sanz añadió que el proyecto “no puede ser ajeno a todo el debate actual sobre el modelo de ciudad, el turismo y la capacidad de carga de Barcelona”. El alcalde accidental, Gerardo Pisarello, apoyó esa posición a través de su cuenta de Twitter: “El gobierno quiere discutir el modelo de turismo con todos los vecinos. Y no aceptará ninguna presión directa o indirecta”, sostuvo.

Críticas de C’s y PP

Ciutadans y el Partido Popular han criticado hoy la gestión del Ayuntamiento en esta crisis. La presidenta municipal de Ciutadans, Carina Mejías, denuncia la “improvisación, gesticulación y constante rectificación de las decisiones de Colau”, que a su juicio se toman “sin medir las consecuencias”. El líder del PP, Alberto Fernández Díaz, reclama al gobierno “seguridad jurídica para la actividad económica en Barcelona, con el fin de no poner en peligro la inversión ya que esta crea empleo y genera ingresos”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Pellicer
Es jefe de sección de Nacional de EL PAÍS. Antes fue jefe de Economía, corresponsal en Bruselas y redactor en Barcelona. Ha cubierto la crisis inmobiliaria de 2008, las reuniones del BCE y las cumbres del FMI. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_