Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy encarga a Albiol encabezar la marca España en Cataluña

El presidente releva in extremis a Sánchez Camacho para generar algo de ilusión en el partido en la campaña y frenar a Ciudadanos

El exalcalde Xavier García-Albiol será candidato del PPC para el 27-S. / Massimiliano Minocri | vídeo: atlas

El PP ha consumado este martes la operación para intentar evitar una debacle electoral el próximo 27 de septiembre en Cataluña nombrando in extremis candidato al exalcalde de Badalona, Xavier García Albiol, y relevando de la primera línea a Alicia Sánchez-Camacho. Albiol, que ha cimentado su carrera política con un discurso de dureza contra la inmigración, tiene el encargo del PP de abanderar la marca España y a los contrarios a la independencia y de frenar el auge de Ciudadanos. Mariano Rajoy arropará hoy en Castelldefels a Albiol, del que aprecia su capacidad mediática y la claridad de sus ideas. El PP rebate que la designación de Albiol o de Isabel Bonig en Valencia obedezca a un giro a la derecha.

El PP catalán anunció los cambios durante una reunión de su comité ejecutivo convocado ayer de urgencia. Fue la propia Sánchez-Camacho la que presentó luego el relevo como una idea propia para favorecer la “renovación” y que el mensaje del PP “llegue con claridad a toda la sociedad catalana”. Camacho, sin embargo, hace meses que había comunicado a Mariano Rajoy y a la dirección nacional del PP su “cansanción y hastío, vital y político”, por la situacion que se vive actualmente en Cataluña y en su parlamento. La líder del PP catalán habló del recambio con la número dos popular, Dolores de Cospedal, semanas después del fracaso electoral del 24-M, cuando el partido se quedó prácticamente con la mitad de su ya escasa representación local y perdió tres de las cuatro alcaldías de que disponía en Cataluña, entre ellas la de Badalona de Albiol, pese a haber incrementado los votos.

La semana pasada viajó a Madrid y concretó el procedimiento y los últimos detalles con Rajoy y Cospedal. También su apuesta por García Albiol.

En La Moncloa y en el PP dudaban con respecto a Albiol por su perfil ideológico más duro y sopesaron otras opciones. Las encuestas aclararon mucho el panorama.

Sánchez Camacho había encargado unos sondeos para analizar el momento político catalán con todos los datos y corroboró, además de que el PP se desploma, que su único candidato conocido en Cataluña es García Albiol, con un 60% de conocimiento en toda la comunidad, casi el doble que las otras alternativas barajadas.

La candidatura que finalmente encabezará Albiol incorporará también como tándem y número dos a la vicecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy. No es un nombramiento ni casual ni de adorno. Levy, de 31 años, que hace un mes ni era cargo electo y había sido ubicada como responsable de programas en Cataluña, ha ascendido en este tiempo como una figura de proyección nacional, ahora será diputada autonómica y muchos dentro del partido la ven como verdadera apuesta de futuro de Rajoy y Jorge Moragas para esta formación en Cataluña. El PP ha resuelto ahora con Albiol un escenario de emergencia, pero a apenas dos meses de las elecciones, forzados por la estampida de Sánchez Camacho, pero con la idea de iniciar un periodo transitorio. De hecho, el PP catalán no ha cambiado de presidenta aún. Seguirá siendo Alicia Sánchez Camacho hasta el próximo congreso, después de las generales. Luego todo dependerá de los resultados en Cataluña y en España.

El cambio a última hora en el cartel del PP catalán obedece básicamente, además de a la necesidad de sustituir a Sánchez Camacho, a las pésimas perspectivas que todas las encuestas vaticinan a la formación el próximo 27 de septiembre. El PP, actual cuarta fuerza en el Parlamento catalán, podía caer a la última posición perdiendo la mitad de sus 19 diputados.

Camacho, que volvió a recordar que el PP ha tenido con ella al frente sus mejores resultados en Cataluña, ha visto caer su popularidad los últimos meses salpicada por el escándalo de espionaje político de La Camarga y por las políticas del Gobierno central respecto a Cataluña. “No estoy cansada, estoy en plena forma”, dijo en un último intento para convencer de que no ha sido relevada por hastío sino por decisión propia.

Albiol, que inicialmente quería seguir como jefe de la oposición en Badalona tras ser desalojado de la alcaldía por un pacto de la izquierda, aceptó el reto tras pedírselo la dirección del partido. Su gran reto será evitar mayores fugas de votos del PP hacia Ciudadanos. De ahí que ayer ya cargara de inmediato contra el líder de la formación naranja, que no será al final candidato en Cataluña. “No haré como Albert Rivera. Yo estoy aquí en unos momentos complicados para Cataluña y para el partido, y estoy convencido de que los resultados el día 27 serán una sorpresa para algunos”, sentenció. En su etapa en Badalona, Albiol ha conseguido no solo mantener a raya a Ciudadanos, sino sobre todo captar miles de votantes del PSC, algo que ahora aspira a repetir en todo el territorio.

Más información