_
_
_
_

La plantilla de Valeo anuncia una huelga contra la deslocalización

La Generalitat lamenta que la empresa no le haya comunicado el traslado

La plantilla de la fábrica que Valeo tiene en Martorelles comenzará una huelga indefinida el próximo jueves para protestar contra el traslado a Zaragoza de la planta y el 82,4% de sus 257 empleados, según han comunicado UGT y CGT. Ambos sindicatos han denunciado la "mala fe" del fabricante francés de componentes para la automoción por haber informado del traslado al personal solo dos días antes de que el 90% de los trabajadores empiecen sus vacaciones, lo que restará fuerza al paro.

El anuncio de la deslocalización tomó a todos por sorpresa. "Ha sido un palo para la plantilla, nadie entiende nada", ha asegurado el secretario general del metal de UGT en el Vallès Oriental, Antonio Carrera. Ni la Generalitat había sido informada. El Departamento de Empresa ha lamentado en una nota de prensa que la compañía no se lo haya comunicado y ha afirmado que la deslocalización "no está lo suficientemente justificada". 

Fuentes de Valeo han insistido en que no habrá despidos. La dirección y los trabajadores firmaron el año pasado un plan de viabilidad que prolonga hasta 2019 el compromiso de que el total de lo que se produce para Seat se desarrolle en Martorelles, según ha informado el despacho de abogados Col·lectiu Ronda, que representa a la sección sindical de la CGT en la compañía. El pacto garantizaba que se mantendría la plantilla hasta dicho año, según explicó ayer CC OO.

"Quizá lo que buscan es que la gente se vaya. No nos creemos que no vaya a haber pérdida de trabajadores", ha asegurado Carrera. La empresa ha explicado que 43 empleados que realizan las funciones de servicios compartidos I+D, proyectos y de equipo industrial pemanecerán en Barcelona mientras que el resto deberá ir a la planta de Zaragoza, donde trabajan otras 450 personas. Allí, ya hay una línea de producción de aire acondicionado, además de otros componentes. A esta se sumarán las que se trasladen desde Martorelles.

CGT ha denunciado que la fábrica "ya ha sufrido diferentes expedientes de regulación temporal y ha aceptado sacrificios de todo tipo" para conseguir planes que garantizan la rentabilidad de la planta "como mínimo hasta 2019". El sindicato ha afirmado que el verdadero motivo de esta operación es "abaratar costes", ya que el convenio laboral al que se tendrá que integrar el personal "incorpora peores condiciones retributivas que el actual".

La empresa alega que quiere unificar la producción de aire acondicionado en una sola fábrica para crear un "centro de referencias" y estar más cerca de sus clientes. Algo que para UGT no tiene sentido, ya que la compañía es proveedora de las plantas catalanas de Seat y Nissan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_