Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau planta a Pastor por diferencias sobre el nuevo tren al aeropuerto

La alcaldesa se enteró del acto por la prensa. La invitación oficial no le llegó hasta ayer

La ministra de Fomento, Ana Pastor, presidió ayer en Barcelona el inicio de las obras del tren lanzadera entre el centro de la ciudad y la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat. La alcaldesa Ada Colau no acudió por albergar discrepancias sobre la nueva infraestructura, cuya inauguración está prevista para 2018 y tiene un coste de 268 millones de euros. Colau aseguró que la construcción de este tren lanzadera "no es prioritaria" y que "hay cuestiones más urgentes en materia de infraestructuras, como los accesos ferroviarios al Puerto, las inversiones en Cercanías o la estación de la Sagrera".

Las diferencias entre las dos Administraciones quedaron reflejadas el martes, cuando la primera edil catalana aseguró que se enteró por los medios de comunicación del inicio de las obras y de la visita de la ministra a Barcelona. La alcaldía tuvo que llamar al Ministerio para que le confirmaran el acto y un portavoz municipal mantiene que no recibieron la invitación hasta la una de la tarde del pasado martes. El gesto molestó a la alcadesa, que pidió reunirse con la ministra para discutir temas pendientes que afectan a las dos Administraciones. La entrevista no se ha podido celebrar hasta ahora por incompatibilidad de horarios, según coinciden ambas partes.

Desde el Ministerio mantienen que la inaguración de las obras estaba prevista para finales de este mes y que la invitación se mandó en el plazo ordinario que marca el protocolo. Ningún representante político del Gobierno de Colau acudió a la cita. Sí lo hizo el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, acompañado de los alcaldes de Sant Boi y El Prat, que también recibieron la invitación a la una de la tarde del martes.

Pastor quiso dejar la puerta abierta a una futura reunión con la alcaldesa y aseguró que está dispuesta a "dialogar". "Me he caracterizado siempre por el diálogo y el entendimiento, por lo que las puertas están abiertas para Colau, para sumar a favor de Barcelona y de Cataluña", reiteró. La ministra atribuyó la ausencia de la primera edil al "desconocimiento de la importancia que tiene esta infraestructura".

Más tajante contra la alcaldesa fue el consejero Santi Vila, quien nunca ha ocultado su buena sintonía con Pastor. "No conoce suficientemente la trascendencia de algunas decisiones que se están tomando. Es normal, se tienen que conceder 100 días para que los gobernantes que entran nuevos se sitúen", zanjó Vila. El consejero se mostró "encantado" con la visita de la ministra y apostó por la viabilidad del nuevo tren lanzadera, paralizado desde 2010 por falta de capacidad presupuestaria.

Tren lanzadera

El proyecto, con un plazo de ejecución de tres años, prevé la construcción de una doble vía que tendrá una longitud de 4.495 metros, de los que 3.385 discurrirán soterrados. Según el Ministerio de Fomento, este ramal permitirá que haya un enlace ferroviario desde la estación de Paseo de Gràcia y pasará por Barcelona-Sants hasta el aeropuerto de El Prat con una duración de trayecto de 19 minutos. El coste del proyecto se sufraga con inversión pública, si bien se abre la puerta a que la compañía que explote la línea sea privada.

La asociación Promoción del Transporte Público (PTP) criticó que la primera gran obra del Plan Rodalies "se oriente a una lanzadera privada y no a resolver la congestión estructural del servicio". La PTP denunció que el nuevo tren operará en un tramo ya congestionado y que se solapa con infraestructuras sin aprovechar las ya existentes, además de representar una pérdida de ingresos de la explotación de los operadores públicos ferroviarios integrados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información