Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ocupación en varias comarcas se acerca a niveles previos a la crisis

Un estudio del Gobierno vasco destaca la recuperación en áreas de Mondragón, Tolosa, San Sebastián y Durango

La ocupación en varias comarcas vascas se está acercando a los niveles previos al inicio de la crisis económica, sobre todo en las guipuzcoanas de Alto Deba, Tolosa-Goierri y Donostialdea y en la vizcaína del Duranguesado, cuyas tasas de ocupación superan el 67,5 %.

Estos datos se recogen en el Censo de Mercado de Trabajo 2014 elaborado por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco. En el periodo analizado por este estudio aumentó un 0,7 % la población ocupada en Euskadi (de 886.256 personas de 16 a 64 años ocupadas en 2013 se pasó a 892.284 en 2014).

Aunque este incremento se extendió a la mayoría de las regiones vascas, los niveles de crecimiento que registraron Alto Deba, Tolosa-Goierri y Donostialdea les ha permitido afianzarse en los puestos de cabeza que ya mantenían antes de la crisis.

Así, en la actualidad, estas áreas, junto a la comarca del Duranguesado, se sitúan en valores de ocupación superiores al 67,5% (Duranguesado 68.1 %, Donostialdea 67,7 %, Tolosa-Goierri 69,7 % y Alto Deba 70.3 %).

La estadística, en la que han participado 10.544 hogares, destaca también el proceso de recuperación de las comarcas alavesas y la mejora de los niveles de ocupación de Vitoria (+1,4%), con una tasa del 66 %,, frente al 69,2 % de 2007.

También en Ayala (Alava), a pesar del aumento de la tasa del 3,9 % entre 2013 y 2014, el impacto de la crisis ha sido de tal magnitud que ha pasado de estar en los puestos de cabeza en 2007 (71 %) a tener ahora tasas intermedias con un 64,1 %. Bizkaia-Costa y Bajo Deba también se encuentran en posiciones intermedias (entre el 64 % y el 67 %).

En los niveles de ocupación más bajos, cercanos o inferiores al 62,5 %, se sitúan las tres comarcas del área de Bilbao (Bilbao, Margen Izquierda y Margen Derecha).

Las tres no fueron las que más sufrieron la crisis de ocupación entre 2007 y 2010, pero tanto Bilbao como Margen Derecha prolongaron sus pérdidas entre 2013 y 2014, lo que les ha alejado de las comarcas que mejor están respondiendo a la recuperación de la ocupación.

Margen Izquierda, por su parte, participó de la recuperación del empleo del periodo 2013-2014 (+1 %), pero la significativa caída de su coeficiente de ocupación en 2013 (el único que se sitúa ese año por debajo del 60 %) hace que esta comarca esté en las posiciones más bajas de indicadores de ocupación (61 % en 2014).

En este contexto, la diferente evolución de las comarcas ha provocado el aumento de la polarización. Así, la diferencia ocupacional entre el Alto Deba y Bilbao ha aumentado a 9,5 puntos.

Por su parte, la tasa de actividad en Euskadi ha pasado del 75,2 % al 75,9% entre 2013 y 2104. La salida de habitantes por la crisis y la caída de la natalidad han determinado que la población entre 16 y 64 años se haya reducido en 13.883 personas.

Por ello, el aumento generalizado de la tasa de actividad en el último año no ha impedido la reducción de la población activa en 1.776 personas.

Este hecho se observa de una forma significativa en las comarcas de Tolosa-Goierri y Margen Izquierda, así como en el Alto Deba, aunque en menor medida. En estas zonas, los procesos demográficos han acentuado el impacto positivo de la mejora de las cifras de ocupación mediante la reducción de personas desempleadas.

El efecto contrario se dio en las comarcas alavesas de Vitoria y Ayala. En ellas, la recuperación de la ocupación resultó insuficiente para compensar el efecto del incremento de las tasas de actividad (de 76,4 a 78,3 % en Vitoria y de 72,3 a 77,4 % en Ayala) y el paro ha seguido aumentando en ambas.

Con todos estos parámetros, en las mejores posiciones con respecto a la tasa de paro se sitúan las comarcas guipuzcoanas de Tolosa-Goierri y Alto Deba y la vizcaína de Bizkaia-Costa, que han conseguido volver a situarse por debajo del umbral del 10 %.

En posiciones intermedias, Donostialdea y Duranguesado se sitúan en cifras cercanas al 13 %, mientras que Bajo Deba (15,4 %), Vitoria (15,7%), la comarca alavesa de Ayala y las tres comarcas del área de Bilbao sobrepasan tasas del 15 %.

Los municipios guipuzcoanas de Irun, Errenteria y Eibar registran tasas superiores al 15 %, cifra similar a la obtenida en Llodio (Alava), Valles Alaveses, Vitoria y resto de la Llanada.

En Bizkaia, las mayores cifras afectan a Arratia-Nervión, Encartaciones, Bilbao, Galdakao y al conjunto de sub-comarcas incluidas en las márgenes Izquierda y Derecha del Nervión, con la excepción de los municipios de Erandio y Basauri.