Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud lleva a la Fiscalía 15 páginas web por incitar a la anorexia

El Departamento y el CAC alertan de la proliferación de contenidos en internet que promueven los trastornos alimentarios

Una sombra alegórica de la anorexia
Una sombra alegórica de la anorexia

El Departamento de Salud y el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) han presentado una denuncia a la fiscalía contra 15 blogs de internet por promover la anorexia y la bulimia. El titular de Salud, Boi Ruiz, ha explicado esta mañana que los contenidos de estas páginas web podrían incurrir en un delito de lesiones por ensalzar los trastornos alimentarios y conductas contrarias a la salud. El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha alertado de una "amplísima proliferación" de contenidos en internet que hacen apología de estas prácticas como estilos de vida.

Estas páginas web recogen desde consejos para seguir una estricta dieta hipocalórica o carreras para perder peso, hasta recomendaciones para autolesionarse de forma efectiva y guías con maneras de suicidarse. Tienen códigos propios y entre los internautas se camuflan bajo las palabras 'pro ana' para referirse a la anorexia y 'pro mia' para la bulimia. Según un informe del CAC, La búsqueda en internet de estas expresiones devuelven 871.000 resultados, el doble que en 2011. "Hicimos un análisis de los contenidos perjudiciales para los menores y detectamos que la información que había en 15 blogs puede ser lesiva y constitutiva de delito", ha explicado Loppacher.

Ruiz y Loppacher han puntualizado que la denuncia presentada no pretende atacar a los jóvenes que crean estos blogs o pertenecen a ellos, sino a los que les facilitan los medios para acceder a estos contenidos. "En estos blogs se crea una identidad de grupo donde banalizan el problema hasta tratarlos como si fuesen estilos de vida", ha alertado el presidente del CAC.

Ni apología ni estigmas en los medios

J.MOUZO

Para combatir la proliferación de páginas web y contenidos que promueven los trastornos alimentarios, Salud y el CAC han elaborado una guía de recomendaciones para que los medios de comunicación no perpetúen estigmas ni favorezcan el desarrollo de trastornos alimentarios.

La prohibición de publicidad en horario protegido —de 6.00 a 22.00—  sobre productos destinados a perder peso y tratamientos e intervenciones de cirugía estética es una de las sugerencias que recoge la guía del CAC. Además, el ente regulador insta a los medios de comunicación a promocionar los hábitos de vida saludables derivados de una alimentación correcta y a evitar "la simplificación, banalización y descontextualización de la enfermedad".

El consejero de Salud ha insistido en que el número de jóvenes que padecen algún trastorno de conducta alimentaria (TCA) en Cataluña no ha variado en los últimos años pero ha indicado que es preciso "un abordaje integral para evitar una progresión". "En una escuela tenemos a un niño que ha padecido algún TCA, otro que lo padece ahora mismo y otro que lo padecerá en un futuro. Esta es la dimensión del problema", ha indicado el consejero.

Aunque la prevalencia no se ha incrementado, los jóvenes tratados en centros de salud mental infantil y juvenil de Cataluña han aumentado un 31% desde 2007, según datos del Departamento. Salud registró en 2013 una cifra máxima de 1.572 chavales atendidos en las consultas psiquiátricas por TCA. En Cataluña, se calcula que alrededor del 5,6% de los jóvenes padecen algún trastorno alimentario (unos 3.000) y el 90% de ellos son chicas. "El abordaje no puede ser meramente sanitario y asistencialista. El 70% no se siente bien con su cuerpo. También hay una insatisfacción social de los jóvenes. Hay que hacer una intervención integral", ha apuntado Ruiz.

Según las cifras de Salud, la comorbilidad acompaña casi siempre a los TCA. El 29% tienen además trastornos de personalidad, el 17% abusa de drogas, el 50% padece ansiedad y el 100% acompañan trastornos depresivos. Ruiz ha indicado que los jóvenes desarrollan los TCA entre los 12 y los 14 años, especialmente. De hecho, el 50% de los casos registrados en Cataluña son menores de edad.