Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá 40 hoteles más en los próximos meses

La ciudad tiene 21,5 habitaciones por cada 1.000 residentes, solo por detrás de Ámsterdam y París

La suspensión de licencias para abrir nuevos establecimientos hoteleros en Barcelona parará alrededor de 30 proyectos que habían solicitado operar y de otra quincena que, según los hoteleros, estaban ultimando la petición. Eso no significa, sin embargo, que el mercado quede paralizado. En estos momentos, en la ciudad se pueden poner en marcha 40 proyectos de alojamientos turísticos, según confirmó ayer el Ayuntamiento de Barcelona. Entre los establecimientos al disponer de licencia están el hotel de Rec Comtal que promueve Núñez i Navarro, el Soho House de Duc de Medinacelli, el que ocupará la antigua sede de Agrupació Mútua en la Gran Via, o el que habrá en la avenida de Francesc Cambó.

La capital catalana tiene ahora, según el Gremio de Hoteles de Barcelona, 377 establecimientos que suman 34.769 habitaciones y 68.003 camas. Esos números no tienen en cuenta la oferta de hostales y pensiones, que el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) cifra en 251. En todo caso, cuando culminen los proyectos que ya tienen la licencia del Ayuntamiento, el número de establecimientos de la capital catalana superará los 400.

La oferta de Barcelona supone que hay 21,5 habitaciones por cada mil habitantes. La media de los ocho principales destinos turísticos de Europa es de 15 habitaciones por cada mil residentes. Por encima de esa proporción, además de la capital catalana, están Ámsterdam (45 habitaciones por cada mil personas) y París (36 habitaciones por cada mil), según se desprende del cruce de los datos de habitaciones que declara que tiene cada ciudad y la población recogida en la oficina estadística Eurostat. Por debajo de Barcelona están Milán, Roma, Londres y, muy lejos, Estambul.

Jordi Ficapal, director del Observatorio de Turismo Responsable de la la Faculad de Turismo Sant Ignasi, de la Universidad Ramon Llull, recuerda, no obstante, que el problema de Barcelona va más allá de los turistas que pernoctan en la ciudad. “La percepción de carga de la gente está en el centro por la afluencia de visitantes de días procedentes de otras localidades de la costa o de cruceristas que pasan el día en Barcelona”, explica el profesor.

Ficapal indica que ciudades como Londres consiguen que los turistas salgan de la capital para visitar otras ciudades, mientras que la dinámica que se produce en la capital catalana es la inversa. “Los viajeros vienen a confluir a Barcelona, pero no se ha conseguido que quienes pernoctan en la ciudad vayan a otras zonas del interior, lo que podría servir para descongestionar la ciudad”, explica. Aun así, Ficapal es crítico con la moratoria. Pese a que considera que la oferta existente ahora puede absorber el crecimiento de la demanda, también opina que la “inseguridad jurídica” puede perjudicar a la marca Barcelona.

Ayer el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, consideró un “disparate, irresponsable y terrible” la decisión de Colau. En cambio, el consejero de Turismo de Andalucía, Javier Fernández, dijo esperar con los “brazos abiertos” a los inversores que se hallaron con dificultades en Barcelona, pero agregó: “Están en su derecho y así lo han votado los ciudadanos, que han querido que Colau sea su alcaldesa”.

Más información