Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia archiva el caso de los tuits ofensivos de Zapata

El juez Pedraz considera que no existe una "conducta especialmente perversa, ni dolo" en las palabras del edil madrileño

La Audiencia Nacional ha ordenado el archivo de la causa abierta contra el concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata por los tuits donde se burlaba en 2011 de las víctimas del terrorismo y del Holocausto. Santiago Pedraz, magistrado del juzgado de Instrucción Número 1, considera que los citados tuits no pueden “suponer la comisión de delito alguno, pues no integra una conducta especialmente perversa, ni se da el dolo específico, ni además ha humillado a la víctima”, en referencia a Irene Villa, de la que Zapata afirmó que "han tenido que cerrar el cementerio de Alcácer para que no vaya a Irene Villa por repuestos". Villa, siendo una niña, perdió en un atentado de la banda terrorista ETA en 1991 sus dos piernas.

El magistrado explica que en el caso de Villa “se trata de un tuit que contiene una frase “aislada”, sin más, esto es, sin explicaciones o comentarios.” Y detalla “el significado es simple, máxime a la vista de los otros tuits publicados y la calificación que hace la propia señora Villa: “chistes” de “humor negro”. El juez se refiere a que Villa se tomó con humor las palabras de Zapata e incluso retuiteó chistes sobre ella y el atentado que sufrió.

Santiago Pedraz explica que "lo que no se puede hacer es persegiur solo a determinadas personas [en referencia a Zapata] y no a otras como parece acontecer en este caso". "De perseguirse tal conducta", continúa el magistrado tras llamar la atención de la "pendiente resbaladiza" que ello supondría, "habría que hacerlo respecto de todos los que han publicado chistes similares en las redes sociales e Internet".

El juez admite, no obstante, que es “cierto que este tipo de humor puede producir perplejidad o indignación en un amplio sector social, sobre todo en aquel a quien ha afectado el terrorismo, y como en el caso a la Asociación Dignidad y Justicia que defiende intereses legítimos de víctimas del terrorismo”.

El archivo de la causa no es firme y se puede presentar recurso de reforma y apelación.

Zapata ha explicado esta tarde en rueda de prensa: "No tengo intención de volver al área de Cultura. La decisión que tomé [de dimitir] está motivada por una cuestión ética, por haber causado sufrimiento a las personas que pudieron sentirse ofendidas por mis mensajes, y eso no lo cambia el archivo de la denuncia; hay que diferenciar la dimensión ética de la jurídica". En su opinión, su dimisión ha permitido que el área de Cultura trabaje "con mayor potencia, legitimidad, autonomía e independencia". Zapata ha agradecido a Irene Villa su "manera de abordar la situación" y "por un montón de años en los que ha sido una de las voces de las víctimas del terrorismo". "Estos días nos ha dado una lección de generosidad y dignidad", ha añadido.

Villa "me ha dado una lección de generosidad y dignidad"

Irene Villa no acudió al juzgado donde estaba abierta la causa por encontrarse de baja maternal. "El hecho de tener que prestar declaración", dice el juez, "le afectaría a su situación anímica y al estado de lactancia". Por eso, sus abogados presentaron un escrito en el que señalaba: "Los chistes no han afectado a mi persona, ni me han causado ninguna humillación, habiendo convivido desde el atentado terrorista con este tipo de humor negro".

Villa asegura que entiende este tipo de bromas de su "infancia" como "una expresión de la gravedad de los hechos" en los que se vio "implicada y no como una falta de respeto o humillación" hacia ella.

El concejal manifestó ayer su agradecimiento a Villa por "la manera de abordar la situación" y "por un montón de años en los que ha sido una de las voces de las víctimas del terrorismo". "Estos días nos ha dado, y a mí desde luego, una lección de generosidad y dignidad", añadió y recordó que no él no es antisemita.

"Yo no soy una persona violenta o agresiva, y condenó profundamente la violencia. No soy antisemita, condenó la violencia terrorista o cualquier tipo de violencia, y mi solidaridad con las víctimas es absoluta", ha añadido Zapata. "Mis deberes ahora pasan por los distritos de Fuencarral-El Pardo y Villaverde", ha concluido Zapata, que se mantiene como presidente de esas áreas de Madrid. El concejal no se plantea abandonar el acta de concejal: "Lo que debe juzgarme es el trabajo que ponga en marcha".

El gobierno municipal hizo esta mañana una valoración "muy positiva" de la desimputación de Zapata: "Se ha impuesto el sentido común", señaló la portavoz, Rita Maestre. El Ayuntamiento ha querido dar las gracias sobre todo a Irene Villa, "una persona magnifica y generosa que ha demostrado mayor altura de miras que otras que han querido utilizar el dolor de las víctimas para fines políticos".

Respecto a su nombramiento o no como portavoz de Ahora Madrid, su partido, en la comisión municipal de Cultura, Maestre ha asegurado que el propio Zapata nunca quiso serlo y todo respondió a un "error administrativo" que afecta a varios concejales más de otros partidos. Los portavoces en las comisiones municipales se nombrarán mañana.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información