Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ballesteros entrega la Diputación de Tarragona al imputado Josep Poblet

Los socialistas justifican en la estabilidad institucional su apoyo al candidato de CiU

Josep Poblet (izquierda) y Fèlix Ballesteros tras anunciar el acuerdo.
Josep Poblet (izquierda) y Fèlix Ballesteros tras anunciar el acuerdo.

Un acuerdo trabado entre CiU y PSC deja la Diputación de Tarragona en manos de Josep Poblet (CiU) por tercer mandato consecutivo. Los socialistas no han tenido reparos en servir de muleta para que Poblet, que está imputado por el caso Innova, siga gobernando a pesar de que las últimas elecciones municipales socavaron la mayoría que ostentaba en el ente provincial. “Es el resultado de un acuerdo entre dos personas que se miran a la cara con la mirada limpia”, afirma Josep Fèlix Ballesteros, alcalde de Tarragona por el PSC, para ilustrar como ha discurrido el proceso de negociación.

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que las conversaciones para propiciar el acuerdo las han llevado personalmente Poblet, alcalde de Vila-seca, y Ballesteros.

Josep Poblet, a quien el juez de Reus imputó por malversación, blanqueo, prevaricación, tráfico de influencias, falsedad documental y omisión del deber de perseguir delitos, considera que el pacto sociovergente tiene poco de misterioso. “No inventen lo que no hay”, ha avisado. Según esta versión, se equivocan quienes piensen que el pacto asegura una manguerazo de euros a la ciudad de Tarragona para poder financiar los inciertos Juegos del Mediterráneo del 2017.

Poblet ha subrayado que hace cuatro años ya se trazó una hoja de ruta coincidente a pesar de que entonces CiU se valía y se bastaba sola. CiU tenía en 2011 mayoría absoluta y Poblet fue investido presidente con los votos favorables de PSC, PP y ERC.

Ballesteros, por su parte, ha calificado el acuerdo como “una consecuencia lógica”. Llegó a admitir que en el marco de la Diputación jamás se ha sentido incómodo cuando se han abordado asuntos relacionados con la soberanía de Cataluña. El portavoz socialista justifica en la estabilidad de la institución la entrega de los votos del PSC a Poblet. “También hubiera bastado un aplauso o mandarle un whatsapp de felicitación”, terció Ballesteros cuando se le ha preguntado sobre si una abstención no hubiera sido suficiente para propiciar una investidura holgada.

Tras 40 minutos dedicándose piropos, Poblet y Ballesteros dejaron la puerta abierta a sumar nuevos socios. ERC, segunda fuerza con mayor representación, con 7 diputados, asegura ahora que se cerró en banda a cualquier negociación siempre que el presidenciable propuesto fuera Josep Poblet. “No me consta”, ha respondido Poblet cuando se le requirió sobre si él era un obstáculo para llegar a acuerdos con el partido republicano.

Josep Andreu, alcalde de Montblanc y presidente de la federación d'ERC en el Camp de Tarragona, no oculta la incomodidad creciente con Poblet. “Nosotros creíamos, y nos ratificamos en ello, que era necesario un cambio sustancial en la Diputación”. Andreu indica que “aunque te prometan cambios, si las personas son las mismas, las promesas generan escepticismo”. “Desde la Diputación se ha hipersubvencionado a algunos municipios y se ha hecho con criterios aleatorios”, denuncia.

“No hay ningún juego de sillas”, han coincidido Poblet y Ballesteros en la firma del acuerdo. Sin embargo, el dirigente republicano indicó que en ERC escoció saber que CiU y PSC tramaban un pacto para repartirse el poder en la Diputación, un ente que tiene un presupuesto superior a los 140 millones de euros.

 

El hombre con más poder en la provincia

Mercè Pérez

Josep Poblet, el presidente de la Diputación de Tarragona, es el político de Convergència con más poder en la provincia. Es alcalde de Vila-seca desde 1993. Siempre revalidó la alcaldía con mayorías absolutas, pero desde abril de 2014 sobre su gestión política pesan graves sombras. El juzgado de Instrucción 3 de Reus, que investiga el caso de corrupción sanitaria Innova, decidió imputarle para indagar si el Ayuntamiento de Vila-seca pagó 68.000 euros de manera fraudulenta a Jorge Batesteza, exgerente de Infraestructuras del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), durante la construcción de un centro sanitario entre 2007 y 2010. Batesteza también cobró 177.000 euros de la constructora del equipamiento, Comsa —propiedad de la familia Sumarroca—. El juez impuso a Poblet una fianza civil de 280.000 euros.

El convergente recurrió. Dijo que Reus no es competente en materia territorial para indagar asuntos de su municipio y ahora la investigación de la trama se realiza en los juzgados de Tarragona, aunque el instructor del caso Innova defendía la conexión con Vila-seca. Batesteza también cobró irregularmente 387.000 euros de Reus por asesorar en la construcción del Hospital Sant Joan en dos casos prácticamente calcados por la forma, las fechas y los delitos investigados. Entonces el PSC gobernaba Reus. La exdirectora financiera del conglomerado de empresas municipales de Reus, Innova, es Esther Ventura, esposa de Poblet. Por los pagos a Batesteza desde Reus la directiva está imputada en el caso Innova por blanqueo, entre otros delitos.