Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias reclaman intereses a Salud por los retrasos en los pagos

Unas dos mil boticas exigen más de 22 millones por las demoras en el abono de facturas de medicamentos desde 2011

Las farmacias catalanas ya fueron a la huelga por los impagos en 2012.
Las farmacias catalanas ya fueron a la huelga por los impagos en 2012.

Más de 2.000 farmacias catalanas han reclamado al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) que les pague los intereses de demora por los continuos retrasos en el pago de facturas de medicamentos que acumula el Departamento de Salud desde 2011. El Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña (CCFC), que representa a todos los boticarios colegiados, ha tramitado dos reclamaciones en las que exige algo más de 22 millones de euros en intereses.

Por un lado, el CCFC reclama al CatSalut 12,4 millones en concepto de los intereses meritados por el retraso en pago de las facturas de los últimos cinco meses de 2011 y de enero a octubre de 2012. Además, el ente colegial pide a Salud que asuma también otros 9,8 millones de intereses por los meses de enero a abril y de septiembre a diciembre de 2013 y por enero, febrero y marzo de 2014.

Las 2.000 reclamaciones que aglutina el CCFC se suman a la demanda particular de una boticaria barcelonesa que denunció directamente al Departamento de Salud por los retrasos de entre 20 y 56 días que acumuló Salud en el pago de sus facturas entre agosto del 2011 y octubre del 2012. La juez ha dado la razón a la farmacéutica y en la sentencia, contra la que ya no cabe recurso, condena al CatSalut a pagar 3.188,84 euros por los retrasos, es decir, el 8% de los intereses, que es el umbral establecido por la Ley de Morosidad.

"Es una muy buena noticia puesto que, a pesar de que se trate de un caso individual, es equiparable a las reclamaciones de intereses, también individuales, que hemos liderado desde el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña para aquellos colegiados que así lo han querido, puesto que el proceso emprendido y los fundamentos jurídicos alegados coinciden", ha celebrado una portavoz del CCFC. "A pesar de que el proceso sea más largo en nuestro caso, por haber presentado más de 2.000 reclamaciones individuales, la sentencia es un precedente positivo para conseguir el objetivo que nos marcábamos con la reclamación", ha concluido.