Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo quita a Ortiz el ‘parking’ del Hércules CF y lo da a una ONG

El tribunal obliga al empresario a devolverle 6.000 metros de suelo a Nazaret, una fundación dedicada a los derechos del menor

Final del litigio por el aparcamiento que utiliza del Hércules Club de Fútbol. El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por la empresa Aligestión Integral, SL, cuyo principal accionista es el del presidente y dueño del club, Enrique Ortiz. En su sentencia del pasado 20 de mayo, la alta instancia ordena cumplir las dos anteriores dictaminadas por la Audiencia de Alicante y que se proceda a la devolución de los 6.200 metros cuadrados de suelo ocupado a Nazaret, fundación dedicada a los derechos de la infancia.

Tras dos sentencias, la del Supremos pone final al recorrido de un litigio que dura ya cinco años y que obliga a Aligestión a dejar libre y expedita la parcela a disposición de Nazaret, organización dependiente de la Compañía de Jesús. El dictamen es el último varapalo judicial que recibe Enrique Ortiz, imputado en el caso Brugal y procesado en el Gürtel, después de que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo le impusiera una multa de 860.000 euros por eludir pagar el impuesto de su yate.

Más de cinco años ha tardado en resolverse el desencuentro entre Aligestión y Nazaret. En 2010, con el motivo del ascenso del Hércules a Primera División, la dirección del club decidió unilateralmente asfaltar el espacio de terraplén que venía siendo utilizado como aparcamiento por los miembros del club y los vecinos de la zona. Hasta entonces, Nazaret había permitido que aparcaran sin conflicto alguno.

Esta organización referente en Alicante en materia de acción social jugó sus bazas en los juzgados. Nazaret recurrió al registro de la propiedad para constatar que los 6.200 metros cuadrados en disputa eran parte de la herencia que el jesuita Francisco Javier Fontova recibió para usos sociales de una rica heredera alicantina muerta sin descendencia.

Aligestión aportó la fotocopia de un contrato firmado presuntamente en los años 70 por el religioso y José Rico Pérez, expresidente herculano que da nombre al estadio. El documento no mostraba el membrete de Nazaret, algo que nunca hubiera firmado Fontova, según explicó en el juicio ocurrido en 2012 el padre Vicente Durá, coetáneo de Fontova que aseguró que nunca hubo intención ni posibilidad de vender la parcela.