Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
thesuperdriver

Un negocio sobre ruedas

Una empresa de Jaén desarrolla un creador de aplicaciones para vehículos que no requiere conocimientos de programación

La ingeniera Lucía Lucas, socia de TheSuperDriver.
La ingeniera Lucía Lucas, socia de TheSuperDriver.

La carta de presentación de TheSuperDriver, una iniciativa alojada en el Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) de La Carolina, en Jaén, es que compite en el campo del coche conectado, que permite analizar tanto el comportamiento del conductor como predecir qué puede necesitar un automóvil. La incorporación de elementos tecnológicos e innovadores en los vehículos es el “próximo gran mercado”, precisa Lucía Lucas, socia junto a David Calles de esta empresa, y cita un reciente estudio que habla de un potencial negocio de 50.000 millones de dólares en todo el mundo.

Lucas, de 33 años, es ingeniera Informática y tiene un máster en Dirección y Gestión de Proyectos. Ella se ocupa de la parte técnica de la empresa y su colega, de la empresarial. Entró como trabajadora en la consultora tecnológica creada hace siete años y ya como socia, abordó el proyecto para crear un software específico de localización de personas y vehículos y otro de conducción ecológica.

TheSuperDriver, que ha sido una de las ganadoras de los II premios de Andalucía Emprende, ha desarrollado un creador de aplicaciones (app) para vehículos que no requiere conocimientos de programación por parte del interesado ni inversiones elevadas. Se dirige tanto a particulares como a empresas (por ejemplo, de transporte o propietarias de una flota de camiones) y existen cerca de 20 funcionalidades distintas.

Se puede crear una app para que el conductor recuerde cuándo tiene que pasar la ITV al coche o cuándo debe cambiar el aceite y los neumáticos; otra que active una alerta de dónde está la gasolinera más cercana cuando queda poco combustible en el depósito; o una para que una madre puede tener controlado a su hijo con el carné de conducir recién sacado, para que sepa dónde está y a qué velocidad circula. Son los usuarios quienes deciden el contenido de esa aplicación. “Las aplicaciones se ejecutan ahora en el móvil y la idea es que lo hagan en el vehículo”, resume Lucas. El sector de las autoescuelas también es un potencial cliente de esta empresa. Su propuesta es una aplicación para que el profesor pueda tener datos de un alumno, la ruta, los errores o cuáles son los vehículos que menos gastan.

El otro negocio de TheSuperDriver son las soluciones big data (sistemas basados en la acumulación a gran escala de datos) aprovechando la información que recopilan las aplicaciones instaladas en los vehículos, que se convierten en sensores de los que se extrae información en tiempo real: baches en carreteras, estado del tráfico, vías más peligrosas...