Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fuerte caída del PP gallego pone en riesgo su poder provincial

Los populares solo tienen garantizada la Diputación de Ourense

El vuelco electoral en Galicia y el fuerte retroceso del PP coloca a los populares en una situación nunca vivida desde las primeras elecciones locales en 1979. Las diputaciones provinciales, el gran bastión del poder conservador en la comunidad durante décadas, pueden pasar a manos de la izquierda excepto en Ourense.

El PP ha perdido la mayoría en la Diputación de Pontevedra, gobernada hasta ahora por uno de sus principales barones, Rafael Louzán, en buena medida por su catástrofe en Vigo y por el enorme aporte de votos que ha hecho al PSdeG el alcalde socialista de esa ciudad, Abel Caballero. Además, los socialistas logran conservar la única de las diputaciones que gobernaban, la de Lugo. En A Coruña, también en manos del PP, los datos provisionales apuntan a que los populares pueden quedarse un escaño por debajo de la mayoría. El PSdeG podría recuperar el gobierno provincial que perdió hace cuatro años si pacta con las mareas y otros grupos independientes de izquierda.

La única provincia donde todo permanece inamovible es Ourense. Allí, las urnas -pese a que el PP también retrocede- permitirán consagrar el poder de José Manuel Baltar, que había recibido el cargo, en medio de la legislatura, de su padre, el histórico barón popular José Luis Baltar.

Más información