Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau: “Convergència operaba en Barcelona como una mafia”

La exactivista de la PAH dice que convocará a las entidades bancarias para que pongan los pisos vacíos a disposición municipal

Ada Colau, con el Ayuntamiento de Barcelona al fondo.
Ada Colau, con el Ayuntamiento de Barcelona al fondo.

La activista Ada Colau (Barcelona, 1974) lidera la candidatura popular Barcelona en Comú y aspira a derrotar a Xavier Trias para, dice, acabar con las viejas formas de hacer política. La victoria que le vaticinaba ayer la encuesta de EL PAÍS supondría un terremoto en la política catalana, pues el soberanismo pasaría a un segundo plano en beneficio de los temas sociales.

Pregunta. Usted dijo que no daría el salto a la política desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y aquí está.

Respuesta. Lo que dije es que no ficharía por ningún partido político, y lo he cumplido, aunque me lo habían propuesto. Ahora hay una situación excepcional de crisis democrática y ha surgido una propuesta ciudadana, Barcelona en Comú, para recuperar las instituciones.

P. No ha fichado por ningún partido, pero ha creado el suyo.

R. ¡Quién me lo iba decir! No hemos hecho un partido clásico, sino una candidatura que suma mucha gente. Hemos superado muchos obstáculos, incluido el cambio de nombre a poco de las elecciones y que mucha gente no conoce. Por eso decidimos poner mi cara en las papeletas.

P. Sin usted no habría candidatura.

R. Yo solo soy la cara visible porque se me ha interpelado como figura de consenso. Es un honor.

P. Ahora dice que no dará el salto a la política catalana. ¿Entiende que se desconfíe de su palabra?

R. Viendo las malas praxis de los últimos años, se entiende. Me parece muy bien que haya exigencia con las nuevas candidaturas que queremos renovar la democracia. He hecho esta apuesta porque es un proyecto municipalista y no tengo ninguna intención de dar el salto a la política catalana ni estatal.

P. ¿No es excesivo que equipare a CiU con la mafia rusa?

R. Hay que alternar la denuncia incisiva, sin falsedades, con propuestas en positivo. En Barcelona ha habido una gestión que se puede calificar de mafiosa, por confundir los intereses privados con los públicos, y tener relaciones ocultas con poderes financieros, recibiendo comisiones en nombre de la democracia. A Convergència se le acumulan los procesos como el caso Pujol, el caso Millet, la Marina de Lujo o el caso del diputado dimisionario Xavier Crespo.

P. Si es alcaldesa tendrá que entenderse con las entidades bancarias a las que calificó de “criminales” cuando fue al Congreso como activista de la PAH.

R. No tenemos ningún problema en hablar con las multinacionales y con el poder financiero. Pero lo haremos con transparencia y con el mismo trato que con cualquier vecino. A los grandes poderes fácticos se les hacen ahora exenciones fiscales y tratos de privilegio.

P. ¿No puede asustarles ese discurso y provocar su marcha?

R. Al contrario. Queremos hacer de Barcelona un referente internacional en ejemplaridad. Por eso proponemos un sello de calidad contractual del Ayuntamiento con empresas de contratación y proveedores para garantizar salarios dignos, horarios razonables, responsabilidad ambiental y seguridad laboral.

P. Usted propone que el Ayuntamiento evite los desahucios por motivos económicos. ¿Cómo y cuánto costaría?

R. No tendría que costar dinero y no tiene sentido tener 80.000 pisos vacíos. Eso es una anomalía, porque en Europa hay ciudades con un 30% de pisos sociales.

P. Sí, pero ¿cómo evitará los desahucios si la ley es la que es?

R. La ley hipotecaria es competencia estatal, pero el Ayuntamiento tiene muchas competencias. Lo primero que haré es convocar públicamente a las entidades financieras que están desahuciando. Hay una situación de emergencia y la vivienda tiene que cumplir una función social, no especulativa. A las entidades y grandes inmobiliarias que no colaborasen les aplicaría la ley catalana de 2007 que permite multar los pisos vacíos.

P. ¿Se ve alcaldesa?

R. Sí, porque lidero un proyecto ilusionante, colectivo y serio.

P. ¿Y no teme el vacío institucional de la Generalitat y del Gobierno de España?

R. A los que mandan en esas instituciones es probable que no les haga ilusión que Barcelona en Comú gobierne, pero a la ciudad le falta un Ayuntamiento que se crea de verdad la importancia que tiene en Europa y desarrolle todo su potencial.

P. Siempre habla de ese potencial pero nunca dice que durante 32 años Barcelona tuvo alcaldes socialistas y hubo Gobiernos de izquierdas.

R. El mejor alcalde que ha tenido la ciudad es Pascual Maragall. Hizo cosas mal, pero lo más importante es que había un proyecto de ciudad liderado desde el Ayuntamiento que implicó al máximo de ciudadanos.

P. ¿Su discurso radical puede aglutinar a tanta gente?

R. Todo lo que proponemos es de sentido común: una ciudad justa, democrática, sin corrupción, que garantice los derechos fundamentales y que tenga un modelo económico justo. Habría que definir qué es radicalismo.

P. Quizás municipalizar el agua. ¿Cuánto valdría?

R. Depende. Lo están haciendo París, Berlín y Nápoles, porque privatizar bienes comunes no ha dado buen resultado. El agua en Barcelona es un 90% más cara que en El Prat, donde es municipal. Aquí, el PSC y CiU han dado una concesión a Agbar sin transparencia, han blindado esta adjudicación y nosotros tenemos derecho a discutirla, porque ya la cuestionó un juez y la Oficina Antifrau. Según cómo se haya hecho la concesión no habría que indemnizar a la empresa y por eso hay que revisarla.

P. Proponer la desaparición del tráfico en la Diagonal tampoco genera mucho consenso.

R. En campaña es muy fácil simplificar los titulares. Tenemos una propuesta de movilidad para racionalizar el uso del coche en Barcelona, que incluye muchas medidas. El objetivo no es acabar con el coche, sino recuperar vías urbanas, ofrecer alternativas para sustituirlo por otro transporte.

Más información