Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos pone un pie en el tablero

La nueva formación, alentada y sorprendida por la respuesta "sin edad ni condición" durante la campaña electoral se ve "seguro" en las instituciones vascas

Javier Nart, segundo por la izquierda, junto a miembros de Ciudadanos de Bizkaia, el pasado domingo en San Sebastián.
Javier Nart, segundo por la izquierda, junto a miembros de Ciudadanos de Bizkaia, el pasado domingo en San Sebastián.

Ciudadanos (C's) se incorporará el 24-M, en voz baja eso sí, al tablero vasco. Será ya un partido con representación institucional, aunque mínima de entrada pero con perspectivas de futuro inmediato. En su cúpula, copada inicialmente por exafiliados y cargos de UPyD desencantados con "la falta de oxígeno" del entorno de Rosa Díez, se respira un aire "ilusionante" por el progresivo grado de aceptación detectado en sus primeros actos de campaña. "Nos ven como representantes de la clase media trabajadora", asegura eufórico uno de sus dirigentes, consciente de que "nos está obligando a un gran esfuerzo".

Como termómetro de sus expectativas al alza, en Ciudadanos eligen el "caluroso" mitin del pasado domingo en San Sebastián con la presencia estelar de su eurodiputado Javier Nart. "Estamos sorprendidos por la respuesta que nos permitió llenar" el aforo de un hotel de la capital guipuzcoana. En realidad, les llama la atención la "normalidad" de su celebración y "el tipo de personas" que respondieron a la llamada fundamentada en las redes sociales. "No tenemos dinero para publicidad hasta que empecemos a estar en las instituciones", admite la misma fuente.

Con un discurso constitucionalista, defensor de una fiscalidad armónica que no deja en buen lugar al Concierto Económico y el Cupo y vigilantes con los "privilegios" de las Diputaciones forales, Ciudadanos siente, curiosamente, que "cada día somos más" en el ámbito vasco. "Hemos crecido en afiliación y en simpatizantes y como mínimo estaremos cerca de los 500 afiliados", subrayan desde un partido que sigue sin tener sede social. "Ya sabemos que extraña a mucha gente, pero para nosotros no es lo principal", destacan dentro de la dirección.

Hasta ahora, su ventaja principal para profundizar en la expansión de sus propuestas dentro de su potencial granero de votos parece radicar en que nadie les pregunta por el derecho a decidir ni el futuro del autogobierno En realidad, añaden, estos manidos debates solo les interesa a los "periodistas". Quienes se acercan a esta formación solo "quieren saber" por las "viviendas de VPO, el empleo en las empresas y también nos piden que defendamos la tolerancia en los espacios públicos", aseguran.

"No nos preguntan por el derecho a decidir", reconocen en un partido que crece en afiliación

En Ciudadanos detectan una "diferencia abismal" con los primeros pasos de UPyD. "Despertamos mucho más interés en la gente", responden rápido como conocedores de ambas experiencias. "Te ven en la calle, saben dónde trabajamos, parecemos de los suyos", señalan en un tono de evidente euforia. "La mejor prueba es que tenemos gente joven y de más de sesenta años y que está distribuida por todos los sitios".

Esta formación concurrirá en las tres capitales y en la mayoría de circunscripciones a Juntas Generales, así como en Irún, Laguardia, Ermua o Getxo. Lógicamente, el PP tiene motivos suficientes para temer esta coincidencia en enclaves que le son propicios desde siempre. "Se nos han dirigido gente y cargos del PP, pero también te sorprenderían de gente de otros partidos que de momento no vamos a desvelar", desvelan desde Ciudadanos.

En su sondeo callejero, en C's dan por hecho que "entramos en las instituciones y en más de una", advirtiendo así que su suerte no se circunscribe al suelo alavés. La presencia en las Juntas Generales es un objetivo bastante propicio que manejan con indisimulada satisfacción. "Nos llama la atención la cocina que han usado en la encuesta del Gobierno vasco donde nos dan un gran porcentaje del voto directo y luego casi no aparecemos en la estimación", se lamentan.

"Se nos han dirigido personas y  cargos del PP, pero también de otros partidos", aseguran

A pesar de las fundadas expectativas en un marco sociológico tan adverso para la esencia de su discurso, Albert Rivera no ha elegido Euskadi en su campaña electoral, curtida de una evidente proyección mediática. Pero la dirección vasca le resta importancia. "Están sorprendidos en Madrid de los resultados que vamos alcanzando", argumentan a modo de orgullo. Incluso, adelantan que esperan la llegada de otros líderes de repercusión estatal como ocurrió el pasado domingo con Nart.

En su fuero interno, C's sabe en Euskadi que la popularidad creciente de su líder aporta las sinergias suficientes para la progresiva penetración de la marca en el electorado como ya ocurrió en las pasadas elecciones de Andalucía. "No esperábamos este grado de aceptación de la gente",  reconocen entre satisfechos e incrédulos. Muchos de sus rivales directos piensan lo mismo.