Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pachi Vázquez se va con críticas a sus rivales internos

El exlíder del PSdeG formaliza su renuncia al escaño pero advierte que no abandona: “Solo cambio de carril”

Pachi Vázquez, durante el desayuno informativo celebrado ayer en la sede del PSOE en Ourense.
Pachi Vázquez, durante el desayuno informativo celebrado ayer en la sede del PSOE en Ourense. EFE

Pachi Vázquez no abandona. Solo “cambia de carril”. El político de O Carballiño que lo fue casi todo en el PSdeG ha dejado su escaño parlamentario, cercado por los supuestos enchufes aprobados cuando era alcalde de su pueblo, entre velados reproches a la judicatura y sustanciosos recados a los adversarios que atesora en su partido y que, hasta ahora, reservaba a los corrillos parlamentarios. El exsecretario general de los socialistas gallegos cree que el “desliz dialéctico” de José Ángel Vázquez Barquero —el candidato a la alcaldía de Ourense imputado por presunta prevaricación que prometió dimitir llegado este momento— le está “complicando la vida más que su situación judicial”.

De hecho, Pachi Vázquez recalca que esa promesa incumplida “fue un error que está pagando” porque “en política no vale todo”. Los dos están ahora imputados, pero hace medio año y en medio de unas primarias, un impoluto Vázquez Barquero marcó el camino de la ejemplaridad a su exjefe, por aquel entonces ya señalado en el proceso judicial que ha forzado su retirada a las trincheras “para defender al partido” porque, dice, es difícil hacer política “desde la presunción de culpabilidad”. “Era innecesario usar mi imputación como arma arrojadiza”, insiste.

Los “líos internos” están a la orden del día y “hay que aprender a vivir con ellos”, asevera. Y es que las reyertas familiares entre socialistas son más que habituales. Vázquez anuncia que va a mitinear “allí donde” le “llamen”, a pesar de que durante su estrellada carrera hacia la presidencia de la Xunta algunos de los ahora candidatos maniobraron contra él: “Los que hicieron campaña en mi contra se equivocaron”, dice, “y yo no aprendo de quien hizo mal las cosas”.

De sus reproches más duros escapa su sucesor en el PSdeG. Defiende que José Ramón Gómez Besteiro lo ha arropado “en la medida” que lo puede hacer la cúpula, aunque también matiza que ante un problema judicial cada palo debe aguantar su vela: “Debes mentalizarte para afrontarlo solo”, admite.

El que no se salva de las críticas es el regidor de Ourense. Agustín Fernández presumía esta misma semana de cerrar la legislatura con 41 millones en la hucha municipal. “El Ayuntamiento no es un banco para presumir de ahorro en la situación actual. No me siento orgulloso del alcalde porque un socialista no puede presumir de eso”, replica cuando se le pregunta por el agitado gobierno local en el que la mitad de sus concejales siguen suspendidos de militancia tras ausentarse de una votación plenaria. “Los culpables de la situación de esos cinco concejales son la ejecutiva local y la dirección gallega. Es indignante que sigan así y que ni siquiera hablen con ellos”, afirma.

Con la renuncia formalizada y desde su plaza de médico, Pachi Vázquez no quiere detallar ni su futuro inmediato ni a qué rincón político regresará. Tampoco hace vaticinios de los resultados electorales del PSdeG o sus alcaldables a los que, insiste, hay que apoyar: “No se les deben poner piedras en el camino como me hicieron a mí”.