Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes y Aguirre se enfrentan por la política sanitaria de la Comunidad

La candidata regional del PP rectifica tras prometer a los médicos que incluiría en el sistema público seis hospitales que González intentó privatizar

Cristina Cifuentes Ampliar foto
Cristina Cifuentes, durante la reunión que mantuvo ayer en el Colegio de Médicos.

La tensión latente entre Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre estalló este lunes tras un guiño electoral de la candidata del Partido Popular a la Comunidad. Durante una reunión en el Colegio de Médicos, Cifuentes se comprometió a “incluir en el Servicio Público de Salud Madrileño” (Sermas) a los seis hospitales cuya gestión el presidente regional, Ignacio González, estudió privatizar. Y añadió que convertiría a 5.000 trabajadores sanitarios eventuales de esos centros en interinos.

El Gobierno la avisa de que los centros nunca han dejado de ser públicos

Los hospitales a los que se refirió Cifuentes eran: Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Cristina (Parla), del Tajo (Aranjuez), del Henares (Coslada) y del Sureste (Arganda). El problema es que esos seis centros —como se apresuró a recordar la Comunidad— ya forman parte de la red pública; esto es, del Sermas.

El confuso anuncio desató las críticas contra Cifuentes desde su propio partido —controlado por Aguirre— y desde los de la oposición.

El modelo de los seis hospitales mencionados es semiprivado y se conoce como PFI (iniciativa de financiación privada, en sus siglas en inglés). Diferencia entre los trabajadores sanitarios —personal fijo estatutario, laboral, interino y eventual— y el resto —hostelería, seguridad o administración—, que depende de las concesionarias a las que Aguirre, a cambio de un canon de 30 años, encargó la construcción de cada complejo. Con esa fórmula, Madrid pasó de contar con una veintena de hospitales en 2003, cuando fue elegida presidenta, a 36; los últimos, eso sí, de gestión enteramente privada.

“Cifuentes promete lo contrario a lo que ha hecho el PP”, carga el PSOE

En respuesta a Cifuentes, la Consejería de Sanidad recalcó que la gestión de los seis hospitales “ha sido pública desde el principio” y que a los médicos “los paga el Sermas”. Ante las dudas que surgieron sobre si la candidata a la Comunidad iba a revisar el canon con las adjudicatarias, el equipo de Cifuentes afirmó que no se planteaba hacerlo. “No se va a revertir nada”, zanjó un portavoz.

Siete modelos distintos de gestión

El PSOE entiende que, en sus 20 años de Gobiernos, el PP ha convertido la Comunidad de Madrid en un “parque temático de fórmulas de gestión hospitalaria”, con más de una decena de variables. El programa del candidato socialista, Ángel Gabilondo, incluye “la necesidad de unificar la forma de gestión”, señala el portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea, José Manuel Freire. Para él, la variedad actual “dificulta la colaboración entre hospitales, fomenta los agravios comparativos y, en definitiva, no es sensato. Ningún país europeo que conozca tiene estas fórmulas, y menos en un espacio tan reducido como la Comunidad de Madrid”.

Freire enumera los distintos formatos que se dan en Madrid: hospitales “tradicionales” del Insalud como La Paz o el Doce de Octubre, enteramente públicos; hospitales con un estatus especial, que son los de Fuenlabrada (todo el hospital es una empresa pública) y Alcorcón (fundación pública); el concierto de la Fundación Jiménez Díaz; el hospital militar Gómez Ulla, que tras un convenio entre el Ministerio de Defensa y la Comunidad pasó a ser centro de referencia para los distritos de Carabanchel y Latina; el “modelo mixto que Aguirre puso en marcha”, con seis hospitales como empresa pública salvo para los servicios no directamente clínicos (cafetería, seguridad...), que son de la concesionaria; la excepción de Majadahonda, que también es un modelo PFI (iniciativa de financiación privada) pero no es una empresa pública; los hospitales de titularidad pública pero de gestión privada, donde el personal sanitario depende de las concesionarias IDC Salud en el caso de los centros de Valdemoro, Móstoles y Villalba, y de Sanitas en el del hospital de Torrejón.

La oposición destaca que en la lista autonómica de Cifuentes figura en el puesto 71 Eduardo Raboso, portavoz de Sanidad del PP en el Parlamento regional. Por delante de él no hay ningún experto en la materia, salvo el consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel. Cifuentes le envió la semana pasada como representante a un debate de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts).

También aclaró que la promesa electoral de Cifuentes se limitaba a mejorar las condiciones laborales de los 5.000 trabajadores sanitarios de los seis hospitales citados. Pero tampoco así los cálculos de Cifuentes eran válidos, pues la mitad ya son fijos. Para complicarlo todo más, el número coincidía con el de los eventuales a los que el presidente autonómico, Ignacio González, se comprometió en abril de 2014 en convertir de forma progresiva en interinos; de hecho, la semana pasada ya lo eran casi 3.900, según señaló la Comunidad.

La candidatura de Cifuentes puntualizó: “El compromiso es que todo el personal sanitario de esos hospitales tenga el mismo régimen jurídico que el personal de gestión directa del Sermas. El objetivo es que dependan directamente del Servicio Madrileño de Salud, cosa que en este caso no es exactamente así, ya que técnicamente trabajan en las empresas públicas que se crearon para estos hospitales”. Cifuentes dejaría “como está” al personal no sanitario. El fin sería “facilitar” la movilidad de los profesionales del sector sanitario, “que no se vean en el limbo” y puedan participar en los procesos selectivos de otros centros de la red madrileña.

La explicación enlaza con las declaraciones de la exdelegada del Gobierno tras su reunión con el Colegio de Médicos: “Por si hubiera alguna duda sobre mi determinación de no externalizar ningún hospital más, hoy me comprometo a cambiar la estructura organizativa de los seis hospitales que tienen la forma jurídica de ente de derecho público para convertirlos en administración pública de la Comunidad”.

El cambio obligaría al Gobierno regional a fijar una dotación presupuestaria cada ejercicio para pagar las nóminas de esos empleados, ya que dejaría de haber un ente instrumental por medio. La candidatura de la aspirante a la Comunidad pone de ejemplo el hospital de Puerta de Hierro, que, a diferencia de los seis cuya gestión el PP quiso privatizar, es directamente un PFI, sin una empresa pública entremedias.

El caso del Puerta de Hierro contrasta con el de los hospitales de Valdemoro, Torrejón de Ardoz, Móstoles y Collado Villalba, que se rigen por el modelo PPP o partenariado público-privado, en el que todo depende de las adjudicatarias, a las que la Administración paga el servicio. En contra de lo que se dijo en un primer momento, con el consiguiente enfado en el Gobierno regional, Cifuentes tampoco tocaría los hospitales bajo este modelo, muy cuestionado por la oposición.

“Ahora hay un problema serio en el concurso de traslados de los profesionales sanitarios”, concede José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea de Madrid. Pero el diputado socialista, número cinco de Ángel Gabilondo en la lista autonómica del PSOE, carga contra Cifuentes al entender que ha intentado utilizar los derechos laborales de los eventuales “como reclamo electoral”. “Promete en precampaña exactamente lo contrario a lo que el PP ha hecho durante estos últimos años”, sentencia.

“El PP ha quedado desacreditado una vez más, enfrentándose los unos a los otros por un modelo de gestión que, en contra de lo que se vende, despilfarra los recursos públicos”, apunta Rubén Bejarano, diputado de IU. “Cifuentes no tiene claro el modelo sanitario para Madrid”, concluye Ramón Marcos, candidato regional de UPyD.

Una red de 36 centros

- Los 36 hospitales que hay en la Comunidad de Madrid se gestionan de tres formas: directa, indirecta y privada.

- Esperanza Aguirre, tras ser elegida presidenta de la Comunidad de Madrid en 2003, optó por el modelo mixto, por el que las concesionarias construían el centro hospitalario a cambio de un canon por un tiempo de 30 años.

- Los últimos hospitales con los que cuenta la región se dividen entre los siete del modelo PFI (iniciativa de financiación privada, en sus siglas en inglés), por el que la adjudicataria se encarga de todo menos de la parte sanitaria, y el modelo PPP (partenariado público-privado), de titularidad pública y gestión 100% privada.

- Salvo el de Puerta de Hierro (Majadahonda), los hospitales PFI coinciden con los seis cuya gestión la Comunidad quiso privatizar: Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Infanta Leonor (Vallecas), Infanta Cristina (Parla), del Tajo (Aranjuez), del Henares (Coslada), y del Sureste (Arganda).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información