Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP reconoce que está “al filo” de perder Madrid

“Nuestro enemigo es que en Madrid mucha gente del PP piensa que el voto útil es votar a Ciudadanos para cambiar al PP", dicen

El nerviosismo cunde en el PP a falta de un mes para las elecciones autonómicas y municipales. Varios dirigentes regionales consultados reconocen que el partido se encuentra “al filo” de mantener o perder el control de la Comunidad de Madrid, donde gobiernan desde 1995, y el Ayuntamiento de la capital (donde mandan desde 1991).

La encuesta, desvelada ayer por EL PAÍS, de la Cámara de Comercio, cuyos sondeos tienen un amplio reconocimiento entre los políticos madrileños, dibuja un escenario muy negativo para los intereses del partido de Rajoy, que responsables del mismo ven “factible”. “La única salida que nos queda es sumar la mayoría suficiente con Ciudadanos, dando por descontado que pactarían con nosotros”, resume un cargo de la organización en Madrid.

Los datos que maneja la Cámara de Comercio dejan a un hipotético tándem del PP con Ciudadanos por debajo de los 65 escaños que marcan la mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid, compuesta por 129 diputados. El PP, con 39 escaños, y Ciudadanos, con 24, sumarían 63 diputados, dos menos de los necesarios.

“La cosa está mal, pero tenemos cierto margen”, observa un alto cargo, para quien “sí salen las cuentas” con el apoyo de la formación de Albert Rivera. La principal inquietud del PP es “limitar” la fuga de votos a Ciudadanos, el partido “en la cresta de la ola” junto a Podemos.

“Nuestro enemigo es que en Madrid mucha gente del PP piensa que el voto útil es votar a Ciudadanos para cambiar al PP”, sentencia un miembro del staff de Génova. El efecto del caso Rato y de los escándalos de corrupción de las redes Gürtel y Púnica también pueden decidir el voto oculto.

Todos los consultados coinciden en que Esperanza Aguirre lo tiene “más fácil” para mantener el Ayuntamiento —el sondeo de la Cámara de Comercio le otorga 21 ediles al PP y 7 a Ciudadanos, uno por debajo de los 29 que dan la mayoría— que Cristina Cifuentes la Comunidad. “En la capital contamos con un nicho de medio millón de votos conservadores, algo que ya quisieran los demás partidos”, subraya un dirigente.

Aguirre hace un discurso dedicado al electorado más tradicional del PP, Cifuentes cultiva un perfil más centrista, con el que el PP busca neutralizar a Ciudadanos. “La mitad de los votos de las elecciones autonómicas se obtienen en la capital”, apuntan desde el Ejecutivo de Ignacio González, que además es el secretario general del PP de Madrid.

El PP se agarra al rechazo que, a su entender, tendría un tripartito de izquierdas formado por PSOE, Podemos -Ahora Madrid en el caso de la capital- e IU. "Quizás sea demasiado revolucionario... Madrid no es Asturias", confían en Génova. La relación entre el socialista Ángel Gabilondo (30 escaños según la Cámara de Comercio, seis menos que en 2011), José Manuel López (Podemos, 28 escaños) y Luis García Montero (IU tendría 8 frente a los 13 actuales) invitar a pensar en un posible Gobierno, ya que entre los tres partidos suman 66 escaños.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram