Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cueva de Nerja limita un 16% sus visitas en verano

La reducción responde a una futura candidatura a Patrimonio Mundial

La sala de la Lanza, parte de las galerías Nuevas de la Cueva de Nerja. Ampliar foto
La sala de la Lanza, parte de las galerías Nuevas de la Cueva de Nerja.

La Cueva de Nerja, que permite escudriñar 25.000 años de historia de la humanidad de forma continuada, mira hacia una futura pretensión de convertirse en Patrimonio Mundial y empieza a trabajar en el expediente para solicitar su inclusión en una posible lista de aspirantes. El Consejo Científico Asesor de la Fundación que gestiona el monumento natural ha aprobado una reordenación de sus visitas que pasa por rebajar un 16% a la hora los accesos en temporada alta (julio y agosto), de las 300 personas que se permiten actualmente a 250. El aforo máximo el resto del año, que concentra menos público, será de 100 personas (dos grupos) en el mismo intervalo de tiempo.

Según el gerente de la Cueva de Nerja, Ángel Ruiz, la medida pretende “ajustarse” a las directrices exigidas a un elemento patrimonial para completar una candidatura que pueda recibir el reconocimiento de la Unesco, tanto desde el punto de vista de conservación como de calidad de la visita. Fuentes de este organismo explican que el proyecto se encuentra en una fase muy embrionaria, pero el objetivo es ir trabajando en este asunto para poder aspirar a ser considerado Patrimonio Mundial, elección que corresponde a la Consejería de Cultura. Se trata de un proceso muy lento con múltiples pasos que cumplir.

La Junta ha concluido recientemente el expediente definitivo del Sitio de los Dólmenes de Antequera, obra de referencia de la Prehistoria en Europa, para su inscripción en la lista de la Unesco. Este conjunto arqueológico es la única candidatura española en 2015 para ser reconocido por la Unesco. La documentación trasladada a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura consta de 600 páginas, además de documentación en formato digital.

La Cueva de Nerja, abierta al público desde hace más de cinco décadas, desde poco después de su descubrimiento en 1959, se acercó el año pasado a las 400.000 visitas, con un incremento del 2% respecto a 2013. Es uno de los reclamos más conocidos de la Costa del Sol y ha llegado a sumar hasta medio millón de turistas en un año. Fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1985. En verano es atravesada por unas corrientes de aire que mejoran su ventilación, por eso se permite el acceso de más personas.

La gruta tiene cerca de cinco kilómetros recubiertos de estalactitas y estalagmitas de enorme valor geológico. Algunas de las formaciones se remontan a 800.000 años y es también una gran galería de arte prehistórico, aunque no todo está a la vista del público durante su recorrido. Estudios realizados en 2001 concluyeron que la pintura más antigua, de un ciervo, fue dibujada hace 19.900 años.

La reordenación de visitas que entra ahora en vigor es provisional hasta que culminen los proyectos de investigación que hay en marcha actualmente, que marcarán el modelo de organización definitivo, ha explicado el presidente de la Fundación, Jorge Hernández Mollar, subdelegado del Gobierno en Málaga.