Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Registro Civil de Sevilla acumuló 50 quejas en los días que faltó papel

Durante el año 2014, el total de reclamaciones que recibió la oficina quedó en 58

Unos ciudadanos entran en el Registro Civil de Sevilla. Ampliar foto
Unos ciudadanos entran en el Registro Civil de Sevilla.

Un folio, color marfil, consistente, con el escudo de España como marca de agua y de membrete tintado. Es el papel que da crédito a un certificado de nacimiento, matrimonio o defunción. Sin estos impresos, los documentos carecen de validez, y sin ellos ha estado colapsado el Registro Civil de Sevilla durante cuatro días a mediados de abril. La falta de papel ha provocado que los ciudadanos no hayan podido, por ejemplo, expedir un DNI a un menor para que pueda viajar al extranjero, apuntarlo en una guardería, tener un certificado de defunción para gestionar una herencia, demostrar divorcios o conseguir la documentación de una familia inmigrante para resolver cuestiones legales. En cuatro días el registro acumuló 50 quejas de ciudadanos, en todo el año 2014 fueron 58.

“Esto es indignante, tengo que salir con mi hijo de viaje al extranjero y la policía me pide el certificado de nacimiento para el DNI. Iré con el libro de familia pero no sé si valdrá. Es increíble”, protestaba el sevillano David Marín en el registro tras encontrarse por sorpresa con el problema y presentar una de esas 50 quejas por las molestias. “He tenido que pedir el día en el trabajo, y cobro por horas. Además, ya no voy a poder volver porque no puedo faltar más y tendrá que venir mi hermano el próximo día. Necesito el certificado de defunción de mi madre para desbloquear una hipoteca”, contaba Israel Macías a las puertas del registro, donde centenares de ciudadanos salían ofuscados del jueves 9 de abril al martes 14. Cada uno con su cuestión personal.

El Ministerio de Justicia, encargado de tramitar las remesas de papel timbrado y pedirlas a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), —que es la entidad que provee de este material fungible y que esos días tenía almacenados 736.000 folios—, no detalla por qué no alertó antes a la FNMT para agilizar el envío de papel y dio el aviso con urgencia, ni justifica por qué los últimos envíos eran de menor cantidad que las solicitudes realizadas desde el registro sevillano, por lo que se acumulaba en marzo un déficit de 36.000 impresos. Solo apuntaron a que la Semana Santa habría generado cierto retraso en las gestiones.

64.000 impresos llegaron, por fin, el miércoles 15 a Sevilla, que se distribuyen también por otros 22 juzgados de paz. Según datos ofrecidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) -órgano al que envió una carta un magistrado del registro el pasado lunes para alertar de las quejas e insultos que recibían de los ciudadanos por la falta de papel-, entre enero y febrero, las peticiones de impresos sumaban 120.000, pero hasta esta fecha se entregaron 84.000, por lo que se insistió posteriormente en las peticiones. El déficit era entonces de 36.000 folios. “En la FNMT recibimos la petición de los 64.000 impresos el lunes y en 24 horas estaban en Sevilla, de nosotros no depende la decisión. Nosotros los enviamos encuanto recibimos la orden del ministerio”, aclaran fuentes autorizadas de la entidad.

El Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia presentó esos días una denuncia ante la gerencia territorial del ministerio para mostrar sus quejas por la falta de papel, y el consejero de Justicia e Interior en funciones de la Junta de Andalucía, Emilio Llera, criticó además al Gobierno central por el “abandono” de los registros civiles. Esta situación se generó en un clima tenso por parte de los trabajadores de los registros civiles en España, que luchaban para evitar que Justicia pase parte de sus competencias a los registradores mercantiles, una decisión que el Gobierno ha decidido aplazar este viernes para cuando haya más consenso. Mientras, el registro ya ha recuperado su actividad con el ansiado papel timbrado, a la espera de que no vuelva a ocurrir.

Más información