Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento prevé la investidura en víspera de la campaña del 24-M

Susana Díaz, centrará su discurso en el empleo y pedirá diálogo a los partidos

La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, baila sevillanas con un trabajador de Telefónica, en la Feria de Sevilla. Ampliar foto
La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, baila sevillanas con un trabajador de Telefónica, en la Feria de Sevilla.

Ya hay fecha aproximada. El Parlamento andaluz votará la candidatura de la socialista Susana Díaz para presidir la décima legislatura de la Junta de Andalucía en víspera de la campaña de las próximas elecciones municipales del 24-M, que empieza el próximo 8 de mayo. El calendario ha empezado a dilucidarse con la decisión de la Mesa del Parlamento de no retrasar esta cita al periodo de campaña, por lo que será entonces, previsiblemente, entre el 4 y el 7 de mayo.

En el siguiente paso, el nuevo presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán (PSOE), instará la semana que viene (lunes 27 y martes 28) a los portavoces del PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU, a cubrir el trámite de comunicación de candidatos a la Presidencia de la Junta, según ha avanzado Durán estem martes en la primera reunión de la Mesa de la Cámara autonómica, donde se acordó la distribución de los lugares de trabajo de los diferentes grupos. La agenda continuará el miércoles 29 con otra reunión de la Mesa del Parlamento y a continuación se celebrará la primera reunión de la Junta de Portavoces, órgano en el que el presidente informará de las candidaturas.

Sin noticias oficiales

Tanto Podemos como Ciudadanos han condicionado, entre otros requerimientos, su voto favorable a la investidura de la presidenta de la Junta en funciones, la socialista Susana Díaz, a que los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán entreguen sus actas de diputado y senador, respectivamente. Díaz no se ha pronunciado al respecto en las negociaciones con los partidos, por lo que, hasta el momento, se plantean dos opciones: que los expresidentes no sean renovados o que dimitan.

Según avanzó el martes el diario El Mundo, Griñán abandonará el acta de senador por Andalucía —y con ello su condición de aforado— tras la investidura de Susana Díaz. Pero esta información no ha sido confirmada este martes por el Gobierno andaluz, que reveló no tener conocimiento fehaciente ni directo de esa decisión. “No tenemos confirmación oficial de estos hechos. Además, no compete al Gobierno valorar esa hipótesis”, ha detallado este martes el portavoz del Gobierno en funciones, Miguel Ángel Vázquez. El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, también aseguró desconocer si los expresidentes van a renunciar a sus escaños.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que si Griñán deja el Senado, será “un buen paso” hacia un acuerdo que permita a Susana Díaz gobernar en Andalucía, aunque ha avisado de que quedaría “la otra mitad”, en alusión a Chaves.

La presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, ya trabaja en su discurso para ese día. Según ha avanzado el portavoz del Gobierno en funciones, Miguel Ángel Vázquez, Díaz dará en su texto respuesta a dos aspectos destacados: incidirá en el programa que ha recibido el voto mayoritario en las elecciones del 22-M y reclamará diálogo al resto de los partidos “como han pedido los ciudadanos en las urnas”, ha matizado Vázquez tras la reunión del Consejo de Gobierno en Sevilla. Como ejemplo de los compromisos electorales del partido socialista sobre el que versará su discurso, Vázquez ha presentado un balance de los planes de choque de la Junta para desempleados jóvenes y de larga duración, que según la Consejería de Economía, han propiciado 60.000 contratos con una inversión de 306 millones de euros.

En referencia al segundo aspecto, Vázquez destacó que la ciudadanía ha pedido que gobierne el PSOE, pero que lo haga con diálogo. “Ningún partido puede sacudirse de su responsabilidad”, dijo Vázquez. “No parece serio que los partidos de la oposición estén pensando en sus cábalas electorales, en los resultados del 24 de mayo”, añadió el portavoz.

Pero todo apunta a que Susana Díaz no obtendrá la mayoría absoluta que requiere para ser investida presidenta en la cita, por lo que después de 48 horas se convocaría la siguiente votación. En esa segunda votación solo necesitaría mayoría simple para poder alzarse como presidenta de la Junta, con lo que le valdría con que PP, Podemos o Ciudadanos se abstuviera. Pero si también fracasa y los partidos mantuviesen su negativa, habría que volver a convocar elecciones al Parlamento andaluz.

El portavoz del PP en Andalucía, Elías Bendodo, ha insistido este martes en que su partido votará en contra de la investidura de Díaz. “Tiene que salir de su palacio, pisar la calle y conocer la realidad de las últimas elecciones. Nadie tiene mayoría y, por tanto, debe dialogar y no imponer”, declaró Bendodo en Málaga, que pidió a Díaz que fuese más “humilde” en sus intenciones. Bendodo utilizó el mismo adjetivo que Antonio Maíllo, coordinador general de IU, partido que también se negará a apoyarla en esta investidura, al igual que Ciudadanos y Podemos.

La secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, que ha acudido este martes a la Feria de Sevilla a apoyar a los trabajadores de Telefónica —a los que ha cedido parte de su primer sueldo como parlamentaria—, ha condicionado el voto favorable de su partido a Susana Díaz a que los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán entreguen sus actas de diputado y senador. Rodríguez y Díaz han coincidido por unos momentos en la misma caseta de la feria, pero la secretaria de Podemos ha optado por quedarse en la puerta y no entrar dentro para evitar coincidir en una foto con la candidata socialista.