Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investidura sigue bloqueada pese a los llamamientos a la responsabildad

El PSOE reclama que faciliten el Gobierno y la oposición exige diálogo

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, este lunes. Ampliar foto
La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, este lunes. EFE

La investidura de Susana Díaz, cuya primera sesión tiene que celebrarse 15 días hábiles tras la constitución el pasado jueves del Parlamento, sigue bloqueada. Los 47 diputados del PSOE necesitan la abstención de los principales partidos de la oposición para sacar adelante la presidencia. Defienden que es imprescindible para la constitución inmediata de un Ejecutivo que reactive la situación actual de la Administración. Por eso apelan a la responsabilidad. La misma a la que aluden populares y Podemos, principalmente, para que los socialistas negocien o acepten las condiciones impuestas para permitir a Díaz asumir el cargo.

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, reiteró este lunes los llamamientos al resto de partidos para que dejen gobernar. “Andalucía necesita cuanto antes un Gobierno fuerte, firme y que aporte seguridad. (...) Los socialistas asumimos el reto y el resto de partidos tienen que contribuir a la negociación y al acuerdo, con responsabilidad y altura de miras”, afirmó.

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, replicó apelando a la misma responsabilidad, pero la endosó a Díaz para que “cambie de actitud” y “aprenda a escuchar, hablar y dialogar”. “Los ciudadanos han pedido en las urnas diálogo y que, entre todos, busquemos un esfuerzo para mejorar la calidad de vida de los andaluces”, argumentó.

En este sentido, reclamó que la presidenta en funciones y máxima dirigente socialista “se ponga a trabajar personalmente y se acerque a los grupos parlamentarios, a los partidos”. “Que coja el toro por los cuernos”.

Moreno exigió que la Junta de Andalucía ponga en marcha de forma urgente “reformas que traigan oportunidades y empleo”, en referencia a propuestas de reforma fiscal, un plan de reindustrialización y medidas de transparencia.

Cornejo replicó que la presidenta en funciones “trabaja ya en el programa de Gobierno que someterá a consideración de la Cámara autonómica” y reclamó a la oposición que no anticipen su rechazo a la investidura sin saber “qué proyecto y propuestas presenta”.

También apeló a la responsabilidad la parlamentaria y secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, quien añadió que, además, “los partidos deben tener sensibilidad”. Con esta expresión apeló, igual que el PP, a la necesidad de diálogo frente a lo que consideró “la voluntad de un Gobierno que quiere gobernar pese a no haber tenido la mayoría suficiente para poder constituirse”.

“Frente a quienes nos piden responsabilidad, nosotros les pedimos sensibilidad con la situación de los andaluces, de las personas que son desahuciadas, con las escuelas que cierran o con la gente que ya no tolera más casos de corrupción”, afirmó antes de negar que haya habido contactos entre las fuerzas para abordar la investidura.

Rodríguez insistió en que la postura de Podemos a la investidura de Susana Díaz es “no” mientras que los socialistas no acepten sus tres condiciones: la dimisión de los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán de sus escaños en el Congreso y el Senado por su responsabilidad política en el caso de los ERE, que la Junta deje de contratar con bancos que ejecuten desahucios a personas sin alternativa habitacional, y eliminar altos cargos de la Junta para contratar a profesionales docentes o sanitarios.

El coordinador general de IU, Antonio Maíllo, también insistió en que sus cinco diputados votarán que no a la investidura de Susana Díaz porque “es evidente su falta de credibilidad”. Maíllo, que será el portavoz parlamentario de IU, indicó, en línea con los otros partidos, que es necesario que “la cultura del diálogo y de la humildad política defina la vida política andaluza”.