Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exdirectivo de Terra Mítica autorizó pagar facturas sin contrato

Valverde, entonces cuñado del expresidente valenciano Eduardo Zaplana, se enfrenta a 10 años de cárcel

El ex director de contratación de Terra Mítica Justo Valverde, a la derecha, en el banquillo de los acusados. Ampliar foto
El ex director de contratación de Terra Mítica Justo Valverde, a la derecha, en el banquillo de los acusados.

Justo Valverde, ex director de contratación de Terra Mítica, autorizó el pago de facturas “que no estaban respaldadas por un contrato o un proyecto previo”. Lo reconoció este jueves en el juicio que se celebra en la Audiencia de Valencia en torno a presuntas irregularidades en la construcción del parque temático de Benidorm. Valverde ha justificado la práctica por la “envergadura” de la obra. La Fiscalía le atribuye los delitos de falsedad, fraude fiscal y estafa por haber hecho pagar presuntamente al parque por servicios inexistentes y solicita que sea condenado a 10 años de cárcel.

Militar de carrera, diplomado en Ciencias Empresariales y licenciado en Derecho, Valverde era en el momento de los hechos cuñado del presidente de la Generalitat valenciana, Eduardo Zaplana. En 1998 se incorporó a la Sociedad Parque Temático de Alicante (SPTA). Según ha explicado, vio un anuncio en prensa y mandó su currículum a la sociedad pública SPTA, que lo contrató. La misión de SPTA era promover el parque. De ella se desgajó poco después la empresa Terra Mítica, en la que la Generalitat mantuvo un 12% de las acciones. El resto fueron adquiridas por las cajas de ahorros valencianas, Bancaja y CAM, y diversos empresarios. Valverde pasó a ocupar el cargo de director de contratación en Terra Mítica, y años después se convirtió en director económico y financiero.

"Sólo di poderes generales a mi padre"

Los dos hijos del empresario Vicente Conesa declararon este jueves en el juicio que su única intervención consciente en los negocios de su padre consistió en darle “poderes generales”. El primero en declarar ha afirmado que cuando cumplió 18 años su padre le pidió la autorización notarial. Y que cinco años más tarde, cuando estaba estudiando la carrera, lo inscribió sin decirle nada como administrador de C-3, una de las empresas de la supuesta trama corrupta en torno a Terra Mítica. El otro hijo ha afirmado que descubrió los cargos que ocupaba cuando fue llamado por el juzgado. “Ahí fui consciente de que formaba parte del consejo de administración, pero yo nunca he participado ni firmado nada”, ha mantenido.

La fiscal pide para cada uno de los hijos de Vicente Conesa 21 años de cárcel.

La fiscal le ha preguntado si no le extrañaba que fueran “siempre las mismas empresas”, cuyos administradores también están acusados en el juicio, las que presentasen al cobro facturas no respaldas por contratos. “No. Estas empresas hicieron trabajos por 190 millones de pesetas [1,1 millones de euros]. Una ínfima parte los 51.000 millones de pesetas [305 millones de euros] que costó la obra” del parque, ha respondido el exdirectivo, cuya declaración ha provocado disgusto entre los letrados de la defensa.

Valverde ha asegurado que no entraba en sus competencias hacer comprobaciones sobre los trabajos realizados. Y que los autorizaba porque llevaban el visto bueno del departamento técnico. “Si tenía una firma del equipo técnico, yo no tenía dudas”, ha declarado. "Si llegaba una factura, había que atenderla porque respondía a una necesidad de la obra".

La Fiscalía ha señalado que parte de las facturas por servicios supuestamente inexistentes que autorizó no estaban avaladas por los departamentos técnicos del parque, sino por los empresarios que supuestamente los habían realizado. Entre ellos Vicente Conesa, uno de los principales acusados del caso, para quien el ministerio fiscal pide una pena de 28 años de cárcel. “¿No pensó que estaban interesados en que Terra Mítica aceptase la obra?”, ha inquirido la fiscal. Valverde ha insistido en que tales cuestiones no entraban en las competencias de su cargo.

La fiscal ha preguntado cómo es posible que los proveedores del parque firmasen la recepción de obras en nombre de Terra Mítica

“¿Le indicó alguien que se tenían que aceptar esas facturas sin respaldo de contrato?”, le ha preguntado la fiscal. “No, era el sentido común”, ha respondido. El exdirectivo ha afirmado que el proyecto era de tal magnitud que surgían “muchísimos problemas”, y había que atenderlos con rapidez.

“¿Se dio cuenta de que se estaba pasando doble o triple facturación por la misma obra en el parque? Aunque sería difícil saber a qué respondían las facturas si no había contrato”, le ha planteado la fiscal Carmen García. “No creo que hubiese doble facturación”, ha contestado Valverde.

Un total de 35 personas se sientan en el banquillo de los acusados en el caso Terra Mítica. El ministerio público solicita penas que suman más de 700 años de cárcel. Entre otros delitos, a los acusados se les atribuye delitos fiscales por importe de 4,4 millones de euros.

Más información