La letra pequeña de la nao San Juan

San Sebastián 2016 ha cubierto en los últimos tres años el 98% de los ingresos de la Fundación Albaola

Presentación del proyecto de la nao San Juan de San Sebastián 2016.
Presentación del proyecto de la nao San Juan de San Sebastián 2016.javier hernández

Varias decenas de personas llenaron el astillero Ondartxo, en Pasaia, el pasado 25 de junio. San Sebastián 2016 brindaba una gran fiesta, el que entonces era uno de los principales proyectos de la Capital Europea de la Cultura, la construcción de una réplica de la nao San Juan, que debía de hacer de embajada itinerante de la capitalidad, comenzaba su andadura. Los invitados llegaron en varios barcos para asistir a la inauguración de la quilla. Un acto de dos horas, trufado de discursos, proyección de vídeos, actuación de bertsolaris, dantzaris, y un cóctel.

Seis meses después los responsables de la Fundación Albaola, la encargada de la construcción de la réplica, reconocían que el ballenero no estaría listo para 2016. Del presupuesto previsto de cuatro millones de euros -las cuentas realmente ascienden a 5,3-, San Sebastián 2016 se había comprometido a aportar la mitad. La construcción no finalizará hasta 2019.

La capitalidad ha abonado hasta ahora 1,2 millones, el 98% de los ingresos que en los tres últimos años ha tenido Albaola, mientras la nao San Juan ha quedado reducida, según se recoge en el avance de programación, a una iniciativa cuyo objeto es mostrar “el valor y herencia de la cultura marítima vasca” a través del proceso de construcción de la embarcación.

El patronato de San Sebastián 2016, compuesto por el Ayuntamiento, la Diputación de Gipuzkoa y los gobiernos central y vasco, debe acordar ahora cómo se concreta económicamente la vinculación de la capitalidad al proyecto de la nao. Las dos últimas instituciones han defendido la necesidad de replantear los términos de colaboración a la baja, una vez que el barco no estará listo, las dos primeras se muestran reticentes a cambiar lo acordado. La Fundación Albaola, según se desprende de su plan de viabilidad, tenía previsto recibir este año por parte de San Sebastián 2016 cerca de 400.000 euros, más otros 133.000 por otras subvenciones y ayudas.

La nao suma 34.000 euros de patrocinios de los 1,3 millones previstos

El portavoz del PP en el consistorio donostiarra, Ramón Gómez Ugalde, solicitó la pasada semana poner freno al caudal de dinero público con el que se está sustentando el proyecto fallido de la nao. El concejal además exigió al alcalde, Juan Karlos Izagirre, que facilite la documentación relativa a los sucesivos convenios firmados con Albaola, los calendarios de ejecución pactados y la justificación del dinero público invertido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

San Sebastián 2016 suscribió en 2012 un convenio marco con la Fundación Albaola, y posteriormente otros dos, correspondientes a 2013 y 2014. En la disposición cuarta de los dos últimos, a los que ha tenido acceso este periódico, se recoge como “causas de reintegro de la aportación realizada por San Sebastián 2016” el “desistimiento total o parcial a realizar las actividades” previstas en cada ejercicio, así como el “incumplimiento grave y reiterado de los compromisos establecidos”, entre ellos, el de “poner a disposición de la Fundación San Sebastián 2016 la nave una vez construida para su utilización como embajada cultural e itinerante”. Algo que ya ha quedado completamente descartado.

Sin embargo, ambos documentos libran de cualquier responsabilidad a Albola en caso de que no consiga la financiación necesaria para construir la nao, uno de los argumentos que esgrimieron los responsables de la Fundación para justificar el retraso; la dificultad de captar patrocinadores privados.

Albola, según se recoge en los cuadros de viabilidad del proyecto previstos para el periodo 2012-2019, presupuestó en 5,3 millones la construcción de la nao, de los que 1,5 esperaba cubrir por patrocinios. La última cifra facilitada por la Fundación eleva los ingresos por este concepto a 34.000 euros. Albaola, que este año espera obtener 220.000 euros por la venta de entradas, lo que supondría que como mínimo más de 31.000 personas se acerquen a visitar el astillero, tuvo unos gastos totales en 2013 de 515.048 euros, aunque se comprometió con San Sebastián 2016, según queda reflejado en el convenio correspondiente, a una inversión de 753.169 para el desarrollo de actividades. Los gastos en 2014 fueron de 665.164 euros, frente a los 1,1 millones comprometidos por convenio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS