Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxis de Barcelona solo podrán tener un conductor

Solo los que ya tenían asalariados conservarán el derecho a explotar su vehículo en un 'doble turno'

Taxistas parados en la ronda de Dalt de Barcelona.
Taxistas parados en la ronda de Dalt de Barcelona.

Los taxis de Barcelona solo podrán ser explotados por el titular de la licencia, a menos que contraten a un familiar de hasta segundo grado, según la normativa aprobada este jueves por el pleno del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Solo los vehículos que ya contaban con más de un conductor conservarán la posibilidad de mantener a sus asalariados y podrán cambiar de empleados siempre que lo hagan dentro de un plazo de 30 días. En caso de traspasar su licencia, esta perderá el derecho a doble turno.

La medida se venía aplicando desde abril de 2011 a través de una disposición transitoria en el Reglamento Metropolitano del Taxi. Hasta que fue anulada el pasado mes de marzo por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que estimó la denuncia de un grupo de taxistas. El fallo recoge que esta prohibición vulnera una norma de rango superior: la Ley del Taxi de Cataluña, que sí permite la libre contratación de chóferes.

El Instituto Metropolitano del Taxi (IMET), dependiente de la AMB, ha aprovechado que la Ley de acompañamiento de los presupuestos autonómicos de 2015 le da la potestad de modificar la Ley del Taxi para continuar así con la medida proteccionista. "Es algo que causa mucho revuelo en el sector, porque es injusto que haya floteros con derecho a doble turno y autónomos que no puedan contratar a nadie", ha lamentado el portavoz de la Asociación Profesional Élite Taxi, Alberto Álvarez, que aboga porque se haga "un referéndum" para dejar dejar la decisión en manos del gremio.

Según los datos del IMET, Barcelona cuenta con 10.523 licencias de taxi en manos de autónomos y empresas. El sector cuenta con cerca de 4.000 asalariados y de estos, el 29% son familiares de los titulares. Cada año se presentan en la capital catalana más de 2.400 personas a las pruebas para obtener la credencial de taxistas. Menos de la mitad las superan.