El ‘caso ERE’ enreda la negociación para la investidura de Susana Díaz

Ciudadanos afirma que retomará el contacto cuando Chaves y Griñán dimitan

El secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, este jueves.
El secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, este jueves.J. M. Vidal (EFE)

La imputación de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán en el caso ERE es, hoy por hoy, el principal escollo para la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta. Por no decir el único. Ciudadanos y Podemos exigen sus dimisiones para seguir negociando. El PSOE mantiene que si el juez les imputa un delito deberán dejar sus escaños. Previsiblemente, los partidos van a tensar la cuerda hasta el último momento. O hasta que se pronuncie el Tribunal Supremo. Pese al optimismo inicial de los socialistas, la ronda de conversaciones va camino de atascarse. “Para seguir negociando la investidura debe haber un paso previo: la dimisión de Chaves y Griñán”, ha asegurado el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, tras una primera entrevista con los socialistas.

Durante toda la campaña electoral y tras el encuentro con Díaz hace dos semanas, tanto la formación de Juan Marín como la de Teresa Rodríguez han hecho hincapié en la importancia de que ambos exdirigentes asuman sus responsabilidades por el fraude de los ERE. Para Podemos, incluso, aunque finalmente sean absueltos. “Es lo que hemos defendido en campaña y hemos recibido votos en función de ello”, ha argumentado Villegas. “Si ya están declarando ante los tribunales es porque existen sospechas. Deberían haber dimitido ya”, ha agregado este miembro de la directiva nacional, quien ha puntualizado que, por el momento, su partido solo seguirá negociando la composición de la mesa del Parlamento. “Creo que hay que dejar que el tiempo transcurra, que los acontecimientos ocurran”, ha señalado el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, en alusión a la decisión que el alto tribunal pueda tomar en las próximas semanas sobre los expresidentes.

Una mesa “plural y representativa”

La reunión entre PSOE y Ciudadanos ha terminado con “grandes aproximaciones y un punto de partida de entendimiento” sobre la composición de la mesa del Parlamento, en palabras del secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo. “Coincidimos en que la mesa debe ser plural y representativa”, señala el socialista, quien confía en que las cinco fuerzas políticas alcancen un acuerdo en este asunto. Según el reglamento de la Cámara, todos los partidos deben estar representados en este órgano.

El PSOE quiere tres de los siete miembros de la mesa, mientras que el PP estaría dipuesto a que se aumente el número de sillones para poder hacerse con dos. “No vamos a vetar esta propuesta, pero creemos que el número actual es suficiente”, afirma el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas. Una posición que comparten tanto PSOE como Podemos. El representante de Ciudadanos también defiende que la presidencia del Parlamento deben ostentarla los socialistas al haber sido la fuerza más votada en las elecciones del 22 de marzo.

Pese a las posiciones enfrentadas en este asunto, los socialistas han intentado acercar posturas con Ciudadanos al asegurar que es posible alcanzar un pacto contra la corrupción. Y es que la dimisión de Chaves y Griñán forma parte de un decálogo de propuestas que Ciudadanos ha trasladado a la presidenta de la Junta en funciones. “Algunas de las medidas que propone ya se están aplicando, otras ya iban incluidas en el programa electoral del PSOE y las restantes se pueden estudiar”, ha asegurado Cornejo.

A lo largo de estas semanas, los socialistas han apelado a la responsabilidad y al diálogo y han pedido a los partidos que abandonen sus condiciones para sentarse a negociar. “Mis únicas líneas rojas son las que hay en la calle”, ha advertido Díaz en una entrevista en televisión. “Les estamos diciendo que actúen con responsabilidad y no bloqueen ni boicoteen la posibilidad de que se forme el Gobierno cuanto antes en Andalucía”, ha afirmado la socialista. Según el calendario, el próximo miércoles se constituirá el Parlamento y el primer debate de investidura deberá celebrarse a finales de mes. Todo apunta a que Díaz no logrará alcanzar una mayoría absoluta, por lo que deberá ir a una segunda sesión. En esta, necesitaría mayoría simple.

Tras este primer contacto, PP, IU y Ciudadanos mantienen su posición de votar en contra de la investidura de Díaz. Los populares condicionaron su apoyo, primero, a un gran pacto para respetar la lista más votada en las próximas elecciones municipales y, ahora, aseguran que votarán en contra porque desconfían de las políticas de Díaz. Por su parte, IU —socio de Gobierno del PSOE en la anterior legislatura— argumenta su postura en que la socialista “carece de credibilidad”. “A día de hoy, nuestro voto será un no. Si dimiten Griñán y Chaves nos volveremos a sentar a negociar otros temas y, depende de los acuerdos que se alcancen, votaremos una cosa u otra”, ha asegurado el representante de Ciudadanos, quien ha reiterado que su partido no formará parte de un gobierno de coalición. “Se podrá llegar a acuerdos puntuales o, incluso, a pactos de estabilidad”, ha agregado.

Podemos no solo condiciona la negociación a la dimisión de los dos expresidentes sino también a que la Junta no contrate con bancos que desahucien a familias sin recursos y a la reducción de altos cargos de la Administración. Aun por reunirse con los socialistas, Rodríguez ha insistido en que su partido no apoyará a Díaz.

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS