Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
empresas

La planta de NBI en Okendo fabricará una nueva gama de rodamientos

La empresa ha salido al Mercado Alternativo Bursátil

La planta que NBI Bearings Europe tiene previsto abrir en su sede de Okendo tras una ampliación de capital de cinco  millones de euros y su salida al Mercado Alternativo Bursátil -que se ha producido al mismo tiempo en la Bolsa de Madrid y en la de Bilbao- se dedicará a fabricar rodamientos de nueva gama.

En rueda de prensa con motivo de su salida a Bolsa, el director financiero de la firma vasca, Javier Raya, ha explicado que la nueva planta vasca, que se ubicará en los 4.000 metros cuadrados de los que dispone en su sede de Okendo NBI, donde también cuenta con dos laboratorios de I+D, absorberá unas inversiones de cinco millones de euros a lo largo de los próximos años. Además, la nueva fábrica generará unos 50 puestos de trabajo en el próximo lustro, que se unirán a los 35 con lo que actualmente cuenta la firma.

Según ha explicado Raya, NBI cuenta, tras la ampliación de capital, con unos fondos propios de 17 millones de euros. Con su salida al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) -es la segunda firma vasca que lo hace tras Ibercom-, en su capital han entrado fondos de pensiones, inversores privados cualificados e incluso trabajadores, aunque sus dos fundadores, dos  empresarios bilbaínos, seguirán manteniendo el 71% del capital.

Creada en 2020, la compañía ha tenido resultados positivos en todos los ejercicios, a pesar de la crisis económica. El 90% de sus ventas procede actualmente de las exportaciones a más de 50 países de Europa y América Latina, fundamentalmente Alemania. Su facturación anual se sitúa en unos 8 millones de euros y el año pasado invirtió un 16% del valor de sus ventas en actividades de I+D, especialmente en el desarrollo de producto. De hecho, en sólo dos años ha duplicado el número productos que oferta.

Con la salida al MAB y la puesta en marcha de la nueva planta de Okendo, sus objetivos son incrementar su facturación anual hasta los 25 millones de euros y mantener sus deuda financiera neta por debajo del doble de su resultado bruto operativo (Ebitda).