Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diálogo entre dos ‘sublevados’

Junqueras y Molinero conversan en un libro sobre la crisis y la independencia

Oriol Junqueras y Justo Molinero, este martes, presentando su libro.
Oriol Junqueras y Justo Molinero, este martes, presentando su libro.

"¿Y tú quieres ser presidente de la Generalitat? ¿Con esta facha?". El periodista Justo Molinero ha revelado esta tarde en la Casa del Llibre, en Barcelona, en medio de una carcajada general, el reproche que formuló a Oriol Junqueras por su forma de vestir durante una de las tres largas conversaciones que mantuvieron tras el 9-N. Convocados por la editorial Ara Llibres y moderados por el periodista Saül Gordillo, el político y el presidente del grupo Ràdio-Taxi dialogan en el libro Revoltats (Sublevados, en la edición en castellano) sobre el presente y el futuro de la política catalana, sobre su vida y sobre el impacto de una eventual secesión.

Parecía que el 9-N se iba a acabar el mundo y hay políticos que tenían que dar respuestas", afirma el periodista

El título del libro intenta fusionar en una idea el objetivo de los republicanos de lograr la independencia y el pesar que los dos protagonistas comparten por las consecuencias devastadoras de la crisis. Junqueras defiende en su conversación las bondades de romper con España pero no logra convencer a Justo Molinero, que fue simpatizante de Convergència y que en el texto se muestra horrorizado por la confesión del fraude fiscal de Pujol. Gordillo ha explicado que el periodista, que partió de su Córdoba natal un 9 de noviembre aunque de 1967, votó si-no en el proceso participativo y que preferiría alcanzar un acuerdo con el Estado.

En tono distendido y de complicidad, Molinero ha explicado que el 9-N parecía que se iba a "acabar el mundo" y que aceptó la oferta del diálogo porque pensó que ha llegado el momento de hablar claro. "Es aquéllo de 'Cuidado con los indepes'. Pero lo piensas y dices: 'Son de los que no lo mienten. Yo no quiero que Cataluña viva lo mismo que nosotros en 1967 y si hay políticos que tienen que tirar del carro tienen que dar respuestas'". El republicano ha explicado ante un auditorio formado por un centenar de personas que su mundo no acaba en la independencia pero que Esquerra está convencida que es el mejor instrumento para conseguir una sociedad mejor. "No quiero limitarme solo a la independencia. Es imprescindible pero quiero hacer más cosas. La confianza de las personas se gana si si sienten que no las engañas y que quieres ayudar. O lo haces como un apostolado o desde el republicanismo o desde el marxismo. Si ponemos entusiasmo y fuerza, ganaremos",  ha dicho.

No han faltado los piropos. Molinero ha elogiado a Junqueras por ser un hombre leído, preparado y en constante formación mientras el republicano ha subrayado su conexión con el Baix Llobregat y el área metropolitana al haber vivido en Sant Vicens dels Horts, municipio del que es ahora alcalde, desde los dos años. "Molinero dice que es un catalán de Córdoba pero de hecho es más catalán que yo por que en 1967 yo no era ni proyecto. Mi proximidad emocional está con ellos", ha afirmado. "Este país no sería el mismo sin gente como él. No solo construyeron aquí su vida laboral sino sus propias ciudades. No tiene nada que ver con el paternalismo. Estoy convencido de que juntos podemos hacer un país mejor". La campaña electoral está a la vuelta de la esquina y Esquerra busca poner una pica en el área metropolitana. Junqueras no ha ocultado que, por ejemplo, su presencia en programas como Salvador, de Jordi Ébole, en Tele 5 o La Sexta son útiles aunque solo sea porque la mayoría de ciudadanos catalanes ven esas cadenas privadas. "Hay que salir de la zona de confort y conocer la realidad que tienes a tu lado", ha dicho.

Mi mundo no se acaba en la independencia. Es un instrumento para construir juntos una sociedad mejor", sostiene Junqueras

El libro sirve para revelar detalles de la vida de Junqueras como que va a misa cada semana, que se libró de la mili al declararse objetor de conciencia, que recibe clases de alemán por las noches, que no le gusta demasiado la música y que ha visto varios Barça-Madrid con amigos suyos del club merengue. Y el acto ha servido para un presagio del republicano: que el Gobierno central intentará "comprar" a los catalanes para que renuncien a la independencia: "Intentarán darnos miedo o comprarnos. Lo han hecho siempre. Hay que ser conscientes y actuar en consecuencia". Y, también, para mostrar los reproches que Molinero ha hecho a algunos catalanes por ser demasiado llorones, no reaccionar cuando dicen no sentirse queridos o no dar alguna vez un puñetazo en la mesa. Y, desde luego, no ha ocultado el periodista que no le entusiasma la secesión.  "Yo le pregunté", ha contado Molinero, "si había hablado con Rajoy y me ha dicho que no; y si tenía el móvil de Mas y tampoco. Tengo muchos amigos en Esquerra y son buena gente pero yo no tengo necesidad ni por qué mentir". Eso si: en algo han coincidido: que Cataluña será lo que sus ciudadanos quieran.