Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mina y una fábrica energética revolucionan la comarca de O Bolo

"Hemos recibido 3.000 solicitudes de empleo de toda España", declara el alcalde

El sol y el agua se esmeran en la comarca ourensana de Viana do Bolo como en pocas. Allí se detienen con paciencia infinita y dejan uno de los más altos índices de energía y pluviosidad anuales de Galicia. La empresa Paratermo Energía, SL, pretende aprovechar semejantes dones para producir el más simple y barato de los combustibles sintéticos: el metanol. La firma energética solo tendrá que comprar carbón y podrá producir, mediante una “tecnología puntera”, un combustible similar al utilizado por los alemanes durante la II Guerra Mundial para paliar la escasez de gasolina.

 Al tesoro de la tantalita —un mineral que, con el columbio, forma el coltán: el más codiciado por la industria de alta tecnología— descubierto en la montaña de la aldea de Penouta en el mismo municipio de Viana, se añade ahora el del sol y el agua. El alcalde, Andrés Montesinos, no da abasto con las solicitudes de empleo que recibe “de todos los puntos de España” para buscar empleo en esta comarca de la Galicia interior golpeada, como tantas otras, por el envejecimiento y la desertización.

La empresa canadiense Pacific Strategic Minerals, que extraerá la tantalita, se pondrá en marcha el próximo verano con una plantilla de cerca de 70 trabajadores. “Recibimos más de 3.000 peticiones de empleo”, afirma Montesinos, que ha instado a la empresa a que contrate “primero” a personal “de la comarca”. Mientras al calor de la tantalita comienza a revivir la abandonada aldea de Penouta, en el otro extremo del municipio, el regalado sol y el agua del río Camba gasificarán el carbón mediante un proceso térmico “absolutamente limpio” del que Paratermo Energía obtendrá el metanol (alcohol metílico) e hidrógeno que venderá a las refinerías. La firma ourensana reconoce que la rentabilidad de la inversión, de 54 millones de euros, está garantizada por el “bajo coste” de obtención de la energía térmica a través de unos paraboloides (antenas repletas de espejos) que captan los rayos solares directamente y por el abundante caudal del río Camba que les permitirá obtener el alcohol metílico en condiciones de ponerlo a la venta “a mitad del precio de mercado”.

El ingeniero del proyecto, José Ramón Álvarez Arnau, explica que se utilizará una “tecnología puntera que acumula 25 patentes, alguna ligada a la NASA”, y que permitirá que la empresa no solo produzca energía respetando el medioambiente sino que, al hacerlo “sin dejar residuos”, propiciará además la “regeneración del CO2”. A las condiciones naturales de la comarca, se suma otro factor determinante del enclave elegido por la empresa: está situado a apenas tres kilómetros de la estación de ferrocarril a la que llegará el carbón, la única materia prima que Paratermo adquirirá para su proceso productivo.

La energética —pendiente en este momento de la exposición pública del proyecto— se instalará en régimen de alquiler en 188 hectáreas de la mancomunidad de montes de las dos parroquias del monte de Pigarreiras en donde prevé producir el primer año —previsiblemente a partir de 2016— 75.000 toneladas de metanol y 375 de hidrógeno, con una facturación estimada en 22,5 millones de euros. Los responsables de la empresa aseguran que crearán 67 empleos directos y 120 indirectos.

El alcalde ya hace cálculos. “Tenemos el Ayuntamiento saneado, hasta el punto de que cerramos con superávit la última legislatura”, explica Montesinos los atractivos complementarios de su municipio mientras da por solventado el desempleo, que cifra en unas 300 personas de una población de 3.000. “Hasta ahora no había una sola industria aquí”, comenta el regidor con la vista puesta en la revolución industrial que se le avecina.