Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide a Duran que rompa con Mas por el plan soberanista

El presidente catalán admite que Podemos “difumina” el debate independentista

Duran Lleida y la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, en noviembre de 2014.
Duran Lleida y la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, en noviembre de 2014.

La presión sobre Unió Democràtica de Catalunya para que se pronuncie abiertamente sobre la vía independentista que han pactado sus socios de Convergència Democràtica y Esquerra Republicana sube cada día que pasa. Mientras el independentismo hurga en las discrepancias internas de las diferentes familias de Unió, el Partido Popular pidió ayer al líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, que, si realmente es contrario a la independencia, saque a su partido del Gobierno catalán.

Alicia Sánchez-Camacho considera que Duran tiene la “última oportunidad”, pese a los “errores” que en su opinión ha cometido desde el inicio del proceso soberanista, de intentar “frenar” al presidente de la Generalitat en su “locura separatista” para volver al camino del “sentido común”.

En caso contrario, la líder de los populares catalanes pidió a Duran que su partido abandone el Ejecutivo catalán en esta “última etapa” del proceso soberanista y que rompa sus vínculos con CDC, junto al que forma CiU, antes de que la formación democristiana sea “absorbida” e inicie el camino de la “decadencia” y acabe “desapareciendo”.

“Es el momento de pararle los pies ya a Mas, y de dejar bien claro a la sociedad catalana que Duran no es cómplice de este proceso separatista que va a dividir y a romper Cataluña si hay elecciones el 27 de septiembre”, agregó en declaraciones a EFE.

Unió Democràtica vive sumida en un debate entre los partidarios de Duran Lleida, reacios a abrazar el independentismo, y el llamado sector “renovador”, que defiende sumarse al plan de Convergència y Esquerra. No habrá una decisión antes del 14 de junio, cuando el partido celebra un referéndum interno para posicionarse.

Mientras, CDC y ERC están buscando nuevos apoyos al plan para declarar la independencia en 18 meses si ganan las elecciones catalanas. Pero sus problemas van en aumento, entre otras cosas, por la irrupción de Podemos.

La aparición de Podemos es un gran favor para los intereses del Estado español

El presidente de la Generalitat, Artur Mas,  expresó ayer su preocupación por el auge de Podemos porque, según él, “distrae” sobre el proceso soberanista catalán. En una entrevista que publica The Wall Street Journal, Mas asegura que “el problema subyacente en Cataluña, más que el debate izquierda-derecha, es el de las relaciones entre Cataluña y España”.

Según Mas, la emergencia de Podemos “difumina un poco las cosas, e incluso mina el reto básico. En este sentido, la aparición de Podemos es un gran favor para los intereses del Estado español”.

Podemos, formación a la que las encuestas oficiales otorgan unos 15 diputados en el Parlamento catalán, actúa como agente de distracción en el debate soberanista, según Mas. En este sentido el también líder de CiU cree que esto es “altamente negativo” para el movimiento independentista.

El presidente catalán insiste en la entrevista en el vigor y envergadura del movimiento soberanista. Compara las cifras de las manifestaciones de los últimos tres años con motivo de la Diada del once de septiembre con la gran manifestación de París el pasado enero contra el atentado de Charlie Hebdo. “Dijeron [en París] que había un millón y medio de personas y esto era una inmensa manifestación para un país de casi 70 millones de personas”.

Mas también aprovecha la entrevista para condenar los mensajes ofensivos en las redes sociales con las víctimas catalanas del avión de Germanwings. “No me sorprende, pero me hiere y me ofende”, ha dicho. “Esto también es violencia. Violencia verbal y escrita”.

Más información