Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián 2016 no tiene “plan B” si se anula el convenio con Kontseilua

La oficina de la capitalidad cultural da inicio a la cumbre sobre diversidad lingüística y la presenta como una contribución "a la paz y la convivencia"

Pablo Berástegui, director de San Sebastián 2016, y Paul Bilbao, de Kontseilua, en el exterior del Palacio Miramar donostiarra.
Pablo Berástegui, director de San Sebastián 2016, y Paul Bilbao, de Kontseilua, en el exterior del Palacio Miramar donostiarra.

El director general de San Sebastián 2016, Pablo Berástegui, ha afirmado hoy que la oficina de la capitalidad cultural europea no tiene un "plan B" para el supuesto de que los tribunales anulen el convenio suscrito con Kontseilua por 422.000 euros para organizar una cumbre sobre diversidad lingüística el año que viene.

San Sebastián 2016 y el Consejo de Organismos Sociales del Euskera (Kontseilua) han presentado en San Sebastián, junto a representantes de diversas entidades internacionales, la declaración que inspira la celebración de dicha cumbre lingüística, de la que saldrá "un protocolo con medidas esenciales para garantizar los derechos lingüísticos de todo grupo o comunidad".

La celebración de este encuentro sobre lenguas minoritarias es una iniciativa impulsada por San Sebastián 2016, cuya organización ha encargado a Kontseilua en virtud de un convenio suscrito entre ambas entidades. Dicho acuerdo fue apoyado por el Ayuntamiento de San Sebastián y la Diputación guipuzcoana, miembros del patronato de San Sebastián 2016 y gobernados por Bildu. Tanto el Gobierno vasco como el central se opusieron al mismo.

El Ministerio de Cultura presentó una demanda al considerar que la organización del acto debía haberse sacado a concursoen virtud de la ley de contratos del sector público, y no haberse otorgado a un organismo a dedo. En este sentido, el viceconsejero de Cultura del Gobierno vasco, Joxean Muñoz, ofrecerá este miércoles una rueda de prensa para trasladar a la opinión pública "la posición del Gobierno vasco en torno a la capitalidad San Sebastián 2016 y el proyecto presentado por Kontseilua".

Berástegui ha afirmado hoy que no trabajan con el escenario de una anulación judicial del convenio con Kontseilua, por lo que la oficina de la capitalidad no ha diseñado un plan B si se da esa circunstancia. "En este momento tenemos un acuerdo firmado con Kontseilua y hasta que no se diga lo contrario es nuestro acuerdo y el agente con el que estamos organizando esta línea de trabajo sobre la diversidad lingüística y el euskera", ha añadido el director general de 2016.

Paul Bilbao, secretario general de Kontseilua, ha optado por echar balones fuera para no abordar esta cuestión: "Hoy hemos venido a hablar del proyecto y que los jueces hagan su trabajo. No vamos a hablar de demandas y no demandas", ha dicho. No obstante, ha opinado que una vez presentados los objetivos y la filosofía de la cumbre lingüística "será más fácil limar asperezas" con el Ministerio de Cultura.

Bilbao ha sido el encargado de presentar las líneas generales de la cita internacional sobre lenguas minorizadas, en la que van a intervenir organizaciones como UNPO (Unrepresented Nations & Peoples Organization), Linguapax International, Pen International, European Languaje Equality Network, Internacional Minories Nacions y European Centre for Minority Issues. Son agentes "independientes", sin ningún tipo de vinculación política, ha precisado el responsable de Kontseilua, en presencia del alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre.

La cumbre, según ha precisado, "no va a ser un simposio" con la intervención de expertos, ni "una conferencia con una selección de charlas"."Será un lugar de decisión -ha apuntado Bilbao- en el que serán los agentes sociales los que decidan". El objetivo será "conseguir la igualdad real entre las comunidades lingüísticas", a la vez que "crear una herramienta" para "ayudar a las lenguas que están en situación de peligro, `para construir Europa desde la paz y profundizar en la convivencia".

"La cumbre será un empoderamiento de las comunidades lingüísticas y agentes sociales que están a favor del desarrollo igualitario", señala la declaración aprobada pro las ciyadas entidades, que ha sido leída en euskera por Bilbao en euskera y en inglés por Simona Scrabek, del Pen International.

En un foro sobre diversidad lingüística, sus promotores ponen el énfasis en que esta cita será "un nuevo reto para la convivencia y la paz". "Queremos realizar un ejercicio para consolidar la paz, ya que el trabajo en favor de la diversidad lingüística es trabajo en favor de la paz", dice la declaración.