Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar promete un millón de euros al año en chequés bebé

El presidente de la Diputación se pone de modelo para Ourense la ciudad estadounidense de Portland

Manuel Baltar quiere examinarse a sí mismo y por eso ha puesto fecha de caducidad a sus nuevas promesas electorales. Aunque si no cumple, no pasará nada. El líder del PP de Ourense ha presentado su “candidatura” para presidir, durante la próxima legislatura, la Diputación a la que llegó en marzo de 2012 tras la dimisión de su padre, el histórico barón, José Luis Baltar. Y lo hizo mostrando un lápiz de memoria con el escudo provincial en una mano y entre aplausos de decenas de alcaldes, incluidos algunos de los recientes fichajes que hasta hace unas semanas aplaudían con pasión al BNG o el PSOE. El líder ourensano detalló 77 propuestas a las que puso mes y año de caducidad. Supuestamente, antes de esa fecha, todas estarán en marcha. Y si no lo están, tampoco habrá castigo alguno porque aclaro: “Mi responsabilidad es cumplir mi deber y tengo claro que si pongo fecha es porque voy a poder cumplir”. Como espejo en el que mirarse, propone la ciudad estadounidense de Portland, a la que quiere parecerse porque es una urbe “reconvertida” cuyo modelo implementará a nivel provincial.

Entre sus propuestas destacan ayudas económicas por cada bebé nacido en Ourense, de padres empadronados en la provincia “con cierto tiempo de antelación” y que, según su cronograma, estarán en su cartera de servicios antes de enero de 2016, para “invertir la pérdida poblacional”. “Es mi objetivo fundamental”, insistió. Aunque todavía no concreta la cuantía exacta, el importe total de fondos públicos que destinará a estas ayudas rondará el millón de euros anuales. También planea crear un fondo de auxilio para personas en situaciones de emergencia. En materia económica pretende dejar la deuda de la diputación en cero puntos, al mismo nivel que los intereses financieros, antes de enero de 2019. Actualmente esa deuda ronda el 35%. Esta no es la única enmienda a la herencia que recibió de su padre, el cual abandonó la diputación con un endeudamiento del 119%. Al personal del organismo provincial famoso por su desproporcionada cartera de trabajadores y por los enchufes materializados durante dos décadas, asegura que le volverá a pasar la tijera, aplicando antes de tres años un recorte del 30% al capítulo de personal. También ejecutará otra reorganización de la relación de puestos de trabajo.

Baltar afirma defender un nuevo modelo de relación entre el ciudadano y la diputación, y por eso, a partir de febrero del año que viene, cualquier persona podrá plantear “preguntas al presidente” durante los plenos provinciales. La idea se enmarca dentro de un proyecto más amplio denominado “plataforma provincial de participación ciudadana” que permitirá interactuar personal y telemáticamente. Sus promesas incluso van más allá de las competencias que la legislación otorga a las diputaciones. En enero de 2018 habrá “transporte bajo demanda” por carretera –es la Xunta de Galicia quién concesiona el transporte interurbano– e incluso propone, para marzo de 2019, un “metro de superficie” que, empleando la vías de ferrocarril propiedad del Ministerio de Fomento y sobre las que las diputaciones no tienen competencia alguna, unirá algunas de las villas más pobladas de la provincia con la capital.

En la lista de compromisos también figura la “potenciación de actividades deportivas de alto nivel”, la creación de una “agencia provincial de energía y medio ambiente”, un “vivero de industrias culturales y creativas”, un museo de la rueda de afilar, una sede para las cuatro denominaciones de origen vitivinícolas de la provincia, todo tipo de propósitos turísticos y promocionales o un programa de “ecoempleo”. Todas estas ideas están enmarcadas en el plan Ourense 15-19, para el que asegura “tener en cuenta dos importantes hitos: el programa europeo H2020 y la alta velocidad”. “Ambos aspectos, combinados en una estrategia a medio y largo plazo pueden generar los suficientes elementos para convertir la provincia en un referente nacional e internacional”, afirma Baltar, al mismo tiempo que reta a los demás políticos a imitarle: “Esta presentación no se hizo nunca por parte de otros y estoy casi seguro de que no se hará”.