Mas y Junqueras pactan un plan para declarar la independencia en 18 meses

El acuerdo no prevé que los catalanes voten directamente sobre la secesión Los dos partidos han cerrado el pacto conjuntamente con la ANC y Òmnium Cultural

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

Convergència Democràtica de Catalunya  (CDC) y Esquerra Republicana  (ERC) pactaron ayer un texto titulado “hoja de ruta unitaria del proceso soberanista catalán” que, en apenas un folio y medio, traza el camino que quieren seguir ambos partidos si ganan las elecciones del 27 de septiembre. El plan incluye una declaración unilateral de independencia en el plazo de 18 meses, y no prevé que los ciudadanos voten en un referéndum secesionista sino que solo podrían pronunciarse sobre una eventual Constitución catalana “al final del proceso”. Para CDC y ERC el verdadero referéndum son las elecciones de septiembre.

El acuerdo lo firmaron, sin cámaras ni anuncios, los dos partidos y las dos principales entidades soberanistas: la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural. En cambio, hay ausencias destacables. No lo rubrican otros partidos que hasta ahora han participado del llamado proceso soberanista: Unió Democràtica, ICV, la CUP y Esquerra Unida. Este último partido se ha desmarcado de la propuesta en el último momento tras participar en las reuniones preparatorias.

En un texto que fusiona las propuestas que en noviembre lanzaron el presidente catalán, Artur Mas, y el de ERC, Oriol Junqueras, ambos se comprometen a dar carácter plebiscitario a los comicios del 27 de septiembre. “Los programas de las candidaturas soberanistas deben dejar claro, como punto primero y destacado, que votarlas supone un pronunciamiento favorable a la independencia de Cataluña”, señalan.

Más información
ERC confía en nuevos pactos locales para una mayoría independentista
El salto de la consulta a las elecciones
Las seis reuniones entre Mas y Junqueras

Si lo quiere “la mayoría de la ciudadanía”, es decir, si los partidos que asuman ese punto ganan los comicios, se redactará un proyecto de texto constitucional “en el plazo aproximado de 10 meses mediante un proceso participativo que permita reunir más voluntades al proyecto a través de un proceso constituyente abierto”. Durante este tiempo se pondrían en marcha “las estructuras necesarias del nuevo Estado”: una Hacienda propia, la Seguridad Social, medidas de transitoriedad legal, acción exterior, infraestructuras energéticas, servicios sociales y de salud, energía y seguridad.

El Parlamento también aprobaría una declaración de soberanía “como anuncio e inicio del proceso hacia la proclamación del nuevo Estado o República catalana”. Los dos partidos dejan claro que “el proceso de transición democrática no quedaría en ningún caso supeditado a la vigencia jurídica o a eventuales impugnaciones de esta declaración”. Con ello pretenden lanzar el mensaje de que esta vez no tolerarán que el Constitucional anule la declaración, como ya ocurrió con la que aprobaron en enero de 2013.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El documento no prevé que se celebre un referéndum de independencia en Cataluña. Para los partidos soberanistas el referéndum son las elecciones del 27-S. Lo único que votarían los ciudadanos en referéndum sería la Constitución de Cataluña, dice el texto: “Al final del proceso se celebrará un referéndum vinculante sobre el texto constitucional que culminará con el ejercicio del mandato democrático a favor de la constitución del nuevo Estado catalán. El resultado positivo de este referéndum permitirá la proclamación de la independencia”. Esto significa que, en caso de aprobarse, el Parlamento catalán proclamaría la independencia de Cataluña no más tarde de marzo de 2017.

El plan concluye con la elección de un nuevo Parlamento catalán “ya en el nuevo marco constitucional”. Posteriormente se pasaría a “negociar las nuevas formas de relación con el Estado español y la Unión Europea”.

Aunque CDC y ERC señalan los plazos a seguir de forma unilateral, el documento deja una puerta abierta a la negociación con el Gobierno. Dicen que mantendrán “una actitud expectante” si el Estado ofrece celebrar un referéndum de independencia vinculante.

Dos propuestas difíciles de casar

Miquel Noguer

El plan acordado por Convergència y Esquerra es el resultado de meses de negociaciones y desacuerdos entre los dos mayores partidos soberanistas catalanes. El texto ha intentado recoger las principales propuestas que desde noviembre han lanzado Artur Mas, por un lado, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, por otro. El encaje no ha sido fácil.

Mas propuso en noviembre que tras las elecciones se abriera un proceso de negociación de 18 meses con el Estado antes de celebrar un referéndum de independencia. El líder de ERC, en cambio, abogaba por celebrar directamente un referéndum sobre una Constitución catalana. En caso de aprobarse, la independencia iba implícita.

Al ceder ambos en parte de sus planteamientos ha quedado una propuesta con muchas incógnitas y que el PP ya calificó ayer como “papel mojado”. En virtud de lo acordado los catalanes no podrían, por ejemplo, votar directamente sobre la independencia si no hay un acuerdo entre la Generalitat y el Estado para hacerlo, algo que hoy por hoy se adivina imposible.

CDC y ERC lo fían todo a las elecciones del 27 de septiembre. Para ambos partidos estos comicios son el verdadero “plebiscito” sobre la independencia por más que, formalmente, no dejen de ser unas elecciones autonómicas como las demás.

Lo que sí esperan Convergència y Esquerra es que el acuerdo sirva para reflotar el llamado “proceso soberanista”, que en los últimos meses se ha desinflado por sus disputas. Todo esto ha llevado a que, según el CIS catalán, CiU y ERC puedan no sumar mayoría absoluta en el Parlamento autónomo por primera vez en 30 años. Además, tampoco está garantizado que CDC y Unió no rompan.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS