Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG denuncia una agresión policial a ediles que protestaban ante Rueda

Tres ediles nacionalistas aseguran haber sido agredidos por la policía portuguesa cuando en un acto intentaron desplegar una pancarta ante el vicepresidente de la Xunta

El BNG ha denunciado hoy una agresión de la policía portuguesa a tres de sus concejales en un acto de protesta por la situación de la Plataforma Logística e Industrial (Plisán) de Salvaterra-As Neves (Pontevedra), un polígono industrial proyectado hace 14 años que siguen en construcción y al que se han destinado ya 100 millones de euros. Los nacionalistas aseguran que los agentes actuaron con una “violencia innecesaria y desproporcionada” para evitar que los ediles desplegasen una pancarta ante el vicepresidente del Gobierno gallego, el popular Alfonso Rueda, uno de los asistentes al acto.

Los agredidos fueron, según un comunicado del BNG, los concejales Patricia Marinho Rodríguez, Eva González Pérez y Xosé Antón Outeiro González. Los hechos sucedieron en el acto que conmemoraba el 20 aniversario del puente internacional que une los ayuntamientos de Salvaterra do Miño (Pontevedra) y Monçao (Portugal), al que acudieron Rueda, el alcalde de Salvaterra y otros concejales.

Según la formación que lidera Xavier Vence, al principio de la intervención del número dos de la Xunta, el concejal del BNG Xosé Antón Outeiro “intentó despegar” una “pequeña” pancarta en la que se podía leer “Plisán=Propaganda electoral”. Fue ahí cuando se produjo la agresión de los agentes portugueses a la concejala Patricia Marinho que, señala el BNG, fue apartada “violentamente” del lugar de la protesta.

“Llegaron a arrastrarla por el suelo, causándole heridas y contusiones por las que tuvo que acudir a un centro de salud”, subraya el BNG. Al tiempo que esto sucedía, los vecinos que asistieron a la protesta gritaban “democracia, libertad”. Los nacionalistas recriminan a Rueda, al alcalde de Salvaterra y a otros miembros de la corporación que se “mantuviesen impasibles”.

El BNG critica la violencia “desproporcionada” de la policía en una protesta vecinal “pacífica”. “La actuación policial, consentida por las autoridades gallegas presentes en el acto, fue absolutamente desproporcionada, empleando una violencia innecesaria contra una protesta pacífica de los vecinos y vecinas que denunciaban el uso propagandístico de una iniciativa empresarial de gran importancia para el desarrollo y la creación de puestos de trabajo en la comarca”, añaden los nacionalistas.