Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE ve “asumibles” algunas de las exigencias para apoyar a Díaz

Podemos condiciona su voto a la dimisión de los expresidentes Chaves y Griñán

El PP propone un pacto para que gobiernen las listas más votadas en las municipales

Podemos: Susana Díaz y Teresa Rodríguez, este jueves en San Telmo, sede de la presidencia de la Junta. Ampliar foto
Susana Díaz y Teresa Rodríguez, este jueves en San Telmo, sede de la presidencia de la Junta.

La ronda de entrevistas que la socialista Susana Díaz ha mantenido con los líderes de los otros partidos con el fin de lograr su investidura ha puesto de relieve la importancia que el diálogo tendrá en este nuevo ciclo político. Las formaciones que el pasado domingo obtuvieron representación en el Parlamento andaluz (PP, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida) han trasladado a Díaz una serie de propuestas que condicionarán su apoyo a la actual presidenta en funciones de la Junta y que auguran una dura negociación. Tanto Podemos como Ciudadanos reclaman la dimisión de los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán por su imputación en el caso de los ERE. Y los populares, un gran pacto que permita que gobiernen las listas más votadas en las elecciones municipales de mayo.

“Chaves y Griñán tienen que dimitir por responsabilidad política en la gestión de sus Gobiernos sobre el fraude de los ERE. La dimisión debe ser inmediata y deben abandonar los escaños que ocupan”, ha asegurado la diputada electa de Podemos Teresa Rodríguez tras el encuentro con Díaz en el palacio de San Telmo. Sobre este asunto, el líder de Ciudadanos, Juan Marín, ha asegurado que si en estas semanas —Griñán y Chaves declaran ante el Tribunal Supremo el 9 y 14 de abril, respectivamente— hay “algún gesto, novedad o cambio”, su partido volvería a hablar con Díaz. Marín ha afirmado también que su partido no tiene intención de formar parte del Gobierno.

Tenemos posiciones encontradas en muchas cuestiones

Juan Manuel Moreno

Además de la dimisión de los dos expresidentes andaluces, Teresa Rodríguez ha trasladado a Susana Díaz otras dos líneas rojas: que la Junta deje de operar con entidades bancarias que desahucien a familias sin recursos y que se reduzca el número de altos cargos y asesores de la Administración autónoma. “La pelota no está en nuestro tejado. Si no se aceptan estas propuestas nuestro voto será en contra”, ha afirmado Rodríguez.

Pese a las condiciones marcadas por los diferentes partidos, los socialistas se han mostrado optimistas sobre la investidura de Díaz y han apelado a la “responsabilidad” de los grupos políticos “por el bien de Andalucía y de los andaluces”. “Algunas de las propuestas planteadas son totalmente asumibles”, ha dicho el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, quien ha vuelto a recordar la posición de Díaz ante el caso de Chaves y Griñán. “Lo ha dicho por activa y por pasiva, si son imputados con cargos deberán dejar sus actas”, ha señalado Cornejo.

El “no” del anterior socio de Gobierno

El candidato de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, ha asegurado tras una reunión con la socialista Susana Díaz que su partido votará en contra “sí o sí” de su investidura como presidenta de la Junta. “Díaz carece de credibilidad para llevar a cabo los acuerdos y las políticas a las que se compromete”, ha afirmado el líder de IU, socio de Gobierno del PSOE en la anterior legislatura. “Queremos ver que lo que dice se va a hacer y a ejecutar. Andalucía necesita que se haga lo que se dice”, ha asegurado Maíllo.

El candidato ha señalado que su partido está abierto al “diálogo”, pero ha culpado a la socialista —como ha hecho el popular Juan Manuel Moreno— de posibles elecciones en septiembre si no hay acuerdo. “No somos responsables de la situación que ha creado Díaz y estamos dispuestos al diálogo, pero aquí lo que hace falta son obras y hechos, no voluntarismo”, ha afirmado Maíllo, quien ha dicho que su partido “será la oposición por la izquierda” en el Parlamento. Maíllo ha reiterado que no había razones para un adelanto electoral.

Díaz necesita el apoyo de ocho diputados para salir reelegida presidenta de la Junta (el PSOE obtuvo el domingo 47 escaños). La hipótesis de que lo consiga a la primera es casi imposible. En una segunda votación, la socialista necesita una mayoría simple. “Primero votaremos que no. No creemos en las recetas de Díaz. Nuestro proyecto es alternativo no complementario”, ha asegurado el popular Juan Manuel Moreno. “Tenemos posiciones encontradas en muchas cuestiones, un distanciamiento importante”, ha afirmado el dirigente, quien ha calificado el encuentro como “cordial” y “fluido”.

Moreno ha reiterado que su partido votará en contra de la investidura de Díaz pese a que durante la campaña aseguró que respetaría la lista más votada. “No hay cambio de posición. Le propusimos al PSOE un acuerdo para respetar la lista más votada y el PSOE lo rechazó. No hay nada que reprochar”, ha dicho Moreno antes de hacer hincapié en ese acuerdo de respeto ante las municipales. “No sería lógico que dentro de siete semanas se desalojaran Ayuntamientos y Diputaciones si el PP es el más votado”, ha dicho. “El Gobierno de la Junta no puede ser un cambalache”, le ha contestado Cornejo, quien se ha mostrado “totalmente seguro” de que Díaz conseguirá el apoyo necesario para que no se tengan que celebrar unas nuevas elecciones en septiembre.

Más información