Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anuladas las elecciones primarias de Ourense en Común

Varios grupos acusan a Compromiso por Galicia de acarreo fraudulento de votos

La lista unitaria de partidos y movimientos ciudadanos Ourense en Común ha dejado en su primera oleada —las elecciones primarias para la candidatura a la alcaldía— un paisaje de desolación. Las denuncias de acarreo de votos, dirigidas fundamentalmente hacia Compromiso por Galicia (CxG), vencedor del proceso; el voto sin complejos del alcalde baltarista de A Peroxa atendiendo a la petición de una amistad, según explicó a La Voz de Galicia; la afluencia a las urnas de personal de la Diputación identificado también con el PP por algunos grupos; la coincidencia de 50 papeletas marcadas con los mismos nombres por un “idéntico rotulador” rojo y la “masiva afluencia” de votantes de municipios gobernados por CxG e incluso por el PP, han dado al traste con el resultado de las primarias. La asamblea de la plataforma decidió ayer, con el respaldo de más del 65% de sus miembros, anular ese proceso.

 La victoria, por apenas 28 votos con respecto al líder vecinal Miguel Doval, del candidato de CxG, Xosé Mosquera —jefe de Intervención de la Diputación de Ourense— quedó ayer cuestionada por varias agrupaciones de la plataforma, en una dura asamblea a la que cada grupo acudió con distintas propuestas para reconducir la situación y CxG con la decisión de no ceder. Mosquera asistió convencido de que el proceso por el que salió elegido “fue completamente democrático”, toda vez que las organizaciones decidieron abrir las votaciones a personas que no estuvieran empadronadas en la ciudad, —fundamentalmente para facilitar la participación de estudiantes— y considera que tiene en consecuencia el respaldo de las bases. Además de CxG, respaldan a Ourense en Común tanto Anova como Esquerda Unida, Podemos y grupos vecinales.

Algunos de estos colectivos proponían hacer una nueva lista de consenso, pero, según Mosquera, eso supondría “pervertir” ese proceso democrático que lo puso en la cabeza a la alcaldía de Ourense ante unas elecciones municipales en las que no se atisban mayorías. Un criterio compartido por Anova que, aunque repudia el modo en el que se desarrolló el proceso, considera también una “perversión del sistema democrático” del que se dotó la organización que “las cúpulas decidan los nombres de los que integran la lista”. Tras acordarse anoche la anulación de las primarias, con el único voto en contra de CXG, se ha convocado una nueva asamblea para mañana a fin de buscar una solución.

El sector vecinal encabezado por el derrotado Doval amagó desde el primer momento con descolgarse del proyecto, muy molesto con las “técnicas” de las organizaciones políticas mayoritarias. La única agrupación sin estructura política convencional —de la que partió la creación y organización de Ourense en Común, al que CxG se incorporó en el último momento— perdió las primarias por un puñado de papeletas de un total de votantes que, para sorpresa de casi todos los grupos, alcanzó los 1.586. Una masiva participación analizada por buena parte de las agrupaciones de la marea como la “evidencia del carrexo de votos”.