Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interrumpen el encuentro en la cárcel entre Jonan Fernández y Usabiaga

Prisiones considera que el preso ha mostrado un documento político, extremo que niega el Gobierno vasco

Prisiones ha interrumpido la comunicación autorizada que mantenían en la prisión de El Dueso (Cantabria) el dirigente abertzale Rafael Díez Usabiaga y el secretario general de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, por incumplir las normas al mostrarle el interno a su visitante un documento político.

Fuentes penitenciarias han informado de que esta comunicación estaba autorizada en la prisión cántabra y había sido solicitada por el interno, condenado a seis años y medio por intentar reconstruir Batasuna a través de Bateragune junto con Arnaldo Otegi.

El encuentro, según las mismas fuentes, que se producía en torno a las 10.30 horas, era "entre amigos" pues Fernández no acudía a la cita como dirigente político. Además, la conversación que estaban manteniendo, en euskera, estaba siendo grabada, una limitación de la que los dos interlocutores habían sido informados.

En un momento de la conversación, cuyo contenido estaba siendo "claramente político", según las fuentes, Usabiaga ha mostrado en el cristal que les separa un papel, algo que está totalmente prohibido, por lo que los funcionarios han procedido de inmediato a interrumpir la comunicación por vulnerar las normas.

Según las fuentes consultadas, el documento exhibido, intervenido por los funcionarios, tenía contenido político. El Gobierno Vasco ha asegurado que en ningún momento el ex secretario general de LAB ha mostrado documento político alguno a Fernández.  Este encuentro, según han explicado a Efe fuentes del Gobierno Vasco, se ha celebrado con normalidad durante media hora, hasta que un funcionario en nombre del director de la prisión ha comunicado a Fernández que o entregaba las notas que estaba tomando o suspendía la visita.

Fernández, según estas fuentes, ha respondido al funcionario que hacía esa visita como miembro del Gobierno vasco y que, "por dignidad institucional", en estas condiciones daba por finalizada el encuentro.

El Gobierno vasco ha negado que esta reunión fuera "entre amigos", como se ha informado desde Prisiones, y ha rechazado asimismo que los interlocutores hubieran sido informados de que la comunicación iba a ser grabada y de que estuviese prohibido tomar notas en la misma.

Las fuentes consultadas han asegurado que el dirigente abertzale condenado por el caso Bateragune "en ningún momento ha mostrado un documento político", sino dos esquemas que "sintetizaban su reflexión y opinión personal" sobre la situación política actual.