Susana Díaz reivindica su autonomía para cerrar pactos tras las elecciones

La candidata socialista descarta cualquier alianza con Podemos o con el PP

Susana Díaz camina junto a la candidata del PSOE en Ubrique, Isabel Gómez.
Susana Díaz camina junto a la candidata del PSOE en Ubrique, Isabel Gómez.B. Pérez

Todas las encuestas conocidas en las últimas semanas dibujan —escaño arriba, escaño abajo— un escenario similar tras las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo: el PSOE ganará, pero lejos de la mayoría absoluta; el PP caerá en picado, pero será la segunda fuerza de la comunidad; Podemos entrará con ímpetu en el Parlamento autónomo como tercer grupo e Izquierda Unida y Ciudadanos se disputarán el último puñado de diputados. Y todas también coinciden en que la candidata socialista y presidenta de la Junta, Susana Díaz, tendrá que tejer pactos a una e, incluso, a dos bandas para garantizar la gobernabilidad de Andalucía.

Más información
La Junta Electoral obliga a informar sobre los nuevos partidos
Díaz y Moreno se arrojan a la cara la corrupción que lastra a sus partidos
El debate televisivo de los candidatos marca el primer hito de la campaña
Ciudadanos busca en Andalucía confirmarse como alternativa al PP
Última hora elecciones andaluzas 2015

Ante la fragmentación del voto, la política de pactos se va a imponer en casi toda España, un debate que se está abriendo en los partidos a velocidad de vértigo. En el PSOE existen dudas y voces distintas sobre hipotéticos pactos con Podemos, la fuerza que le ha comido terreno por la izquierda. Susana Díaz lleva semanas recalcando que en ningún caso pactará tras el 22-M ni con el PP —“que tanto daño ha hecho”— ni con Podemos, del que se siente “muy lejos”. Este miércoles ha ido más allá y ha defendido su autonomía para cerrar los pactos poselectorales en Andalucía tras las elecciones.

En un acto de campaña en Ubrique (Cádiz), Díaz fue preguntada por la opinión del exministro de Defensa José Bono acerca de que la política de alianzas debe debatirse y acordarse en el Comité Federal del PSOE. La respuesta de Susana Díaz ha sido rotunda: “No voy a aceptar que nadie interfiera en eso en Andalucía y, además, creo que mis compañeros me comprenden, me respetan y me apoyan en esta decisión, dentro y fuera de Andalucía”.

La campaña de la dirigente socialista, que este viernes coincidirá por primera vez con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, en la campaña autonómica en un acto en Almería, se está basando en reclamar una mayoría “amplia” para tener un Gobierno estable, sin ataduras. “La estabilidad de Andalucía es buena también para España”, ha añadido la presidenta andaluza.

Pese a lo que dicen los sondeos, los socialistas creen que el 22-M pueden estar cerca de la mayoría absoluta en Andalucía, que se logra con 55 diputados. En caso de no llegar a esa meta, el PSOE confía en quedarse en torno a los 50 escaños, lo que les permitiría gobernar con pactos puntuales con otras fuerzas, pese al riesgo que supone exponerse a un escenario así.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En los 33 años que el PSOE lleva gobernando en Andalucía, los socialistas han tenido como socios de coalición al Partido Andalucista (entre 1996 y 2004) y a Izquierda Unida (2012-2015). Estos pactos fueron cerrados, con autonomía, por la dirección regional socialista. Una autonomía que la candidata no está dispuesta a ceder.

La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS sobre las elecciones andaluzas abría la posibilidad de que Díaz pactase con Ciudadanos para sumar mayoría absoluta en la Cámara. También abría el escenario para un pacto a tres bandas entre PSOE, Ciudadanos e IU. Sin embargo, la del CIS limita las opciones de pacto de Díaz. Según este sondeo, los socialistas solo podrían pactar para garantizar la gobernabilidad de Andalucía con el PP o con Podemos, precisamente las dos fuerzas con las que Díaz reitera, una y otra vez, que jamás pactará.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS