Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez rechaza la demanda de retirar ya una ‘estelada’ de Sant Cugat

El auto descarta aplicar la suspensión cautelar solicitada por Societat Civil Catalana

El titular del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Barcelona ha desestimado la demanda de Societat Civil Catalana (SCC) que había solicitado al juez que obligara ya al Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès y de forma cautelar a retirar una estelada de la plaza Lluís Millet, situada delante de la estación de los FFCC. La SCC denunció la bandera de la plaza Lluís Millet, al considerar que se trataba de una enseña anticonstitucional.

La entidad contraria a la secesión interpuso la demanda, que sigue viva, solicitando la medida cautelar por "los perjuicios irreparables que originaría el mantenimiento de bandera estelada" al advertir que, dado el tiempo que se invierte en dictar sentencia, se consentiría "la institucionalización de una cierta opción política" y con ello los principios de "neutralidad e imparcialidad que deben  mantener las administraciones".

El juez reconoce que la estelada responde a "cierta opción política" y que las administraciones deben mantener esa neutralidad pero el magistrado precisa que no se está en periodo electoral. Acto seguido, el auto añade: "Otra cosa sería que, efectivamente, la estelada continuara instalada tras la convocatoria de elecciones, pero en ese supuesto la actora debería acudir a la junta electoral, si lo desea, para expresar sus quejas". Pese a todo, la entidad está "relativamente" satisfecha con el auto al no descartar el juez su petición y dejar una puerta abierta a su reivindicación.

Precisamente, este martes por la mañana una representación de Societat Civil Catalana se reunirá en Sant Cugat con la alcaldesa, Mercè Conesa, a la que solicitarán que retire esa insignia. El colectivo actuó a instancias de la agrupación que tienen en el municipio vallesano. La alcaldesa, también portavoz de Convergència, recibió la estelada de manos de la Asamblea Nacional Catalana y decidió mantener la insignia de forma permanente.