Crisis con cara de mujer

Las entidades sociales denuncian la profundización de la desigualdad de género. Ellas tienen más riesgo de ser pobres

Dos mujeres esculcan un contenedor de basura en una calle de Badalona.
Dos mujeres esculcan un contenedor de basura en una calle de Badalona.GIANLUCA BATTISTA

Sin importar su nivel de precariedad, las mujeres son las que están llevando la peor parte de la crisis económica. Esta es una de las conclusiones del informe Insocat presentado ayer por Entidades Catalanas de Acción Social (ECAS), que este año ha intentado abordar la relación entre crisis, el género y la pobreza.

“Los datos nos muestran un empobrecimiento material y unas condiciones de vida cada vez más duras”, aseguró Teresa Crespo, presidenta de ECAS. La crisis ha aprofundizado la brecha histórica entre mujeres y hombres. La tasa de trabajos parcial de ellas (23,4%) casi triplica la de los hombres (8,1%), una tendencia que se mantiene desde 2008. “No se debe a la conciliación familiar, las jornadas de este tipo vienen impulsadas por el mercado laboral”, denunció Fina Rubio, presidenta de la Fundación Surt.

La pensión media de las españolas es un 38% inferior a las de los hombres. Según los datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social, ellas ganan 659 euros al mes, ellos 1.067. Esto se debe a que han cotizado menos porque su trayectoria laboral ha sido más corta o con salarios inferiores. Los datos del Servicio Público de empleo revelan, por su parte, que las peticiones de empleo de los hombres se resuelven más rápido. El porcentaje de casos por resolver en el caso de las mujeres es del 53,4%, siete puntos por encima del indicador masculino.

La disminución de la cobertura de las políticas sociales, como las guarderías o el recorte en las ayudas a la Dependencia, también tiene un impacto directo sobre las mujeres. “Actividades antes cubiertas por el sistema público vuelven al ámbito privado no remunerado y recaen en las mujeres”, denunció Fina.

“La mujer sola con hijos a cargo es uno de los perfiles con mayor riesgo de cronicidad en la petición de ayudas”, explicó Salvador Busquets, director de Cáritas. “Está muy bien que se aprueben leyes de igualdad como la que debatió el Parlament el jueves, pero se necesita que se doten presupuestariamente”, insistió Crespo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS