Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y ERC cambian la ley para sortear el veto a las “estructuras de estado”

El Gobierno cree que el dictamen “complica” la situación de Mas

La líder de la ANC, Carme Forcadell, ayer durante un acto en Cornellà de Llobregat
La líder de la ANC, Carme Forcadell, ayer durante un acto en Cornellà de Llobregat

Convergència i Unió y Esquerra Republicana se resisten a asumir el dictamen del consejo asesor de la Generalitat, que considera contraria al Estatuto catalán la puesta en marcha de las llamadas “estructuras de Estado” para preparar la independencia de Cataluña. Los dos partidos han acordado cinco enmiendas a la ley de acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat con las que pretenden dar cobertura al impulso de estructuras como una hacienda catalana. El acuerdo permitirá que la próxima semana se puedan aprobar los Presupuestos de la Generalitat para 2015, pero mantiene todo tipo de incógnitas sobre la labor que hará el Gobierno de Artur Mas hasta las elecciones de septiembre.

El Consejo de Garantías Estatutarias, cuyos dictámenes no son vinculantes y en el que los juristas propuestos por partidos soberanistas son mayoritarios dictaminó el jueves que las llamadas estructuras de Estado son inconstitucionales y no tienen amparo en el Estatuto. De esta forma, proyectos como la puesta en marcha de la hacienda catalana o una autoridad catalana de la competencia, quedan cuestionados. El consejo, en cambio, sí salvó el proyecto para impulsar una seguridad social catalana, básicamente porque no se prevé la asunción inmediata de las competencias que en este momento tiene el Instituto Nacional de la Seguridad Social sino que solo se plantea como proyecto de futuro.

La idea de CiU y ERC es dejar claro su objetivo de crear las estructuras de Estado bajo el mismo principio que el de la seguridad social. Este principio, explicaron, consiste en prever planes directores o leyes que no ejecuten directamente las nuevas competencias que se atribuye la Generalitat, sino que se limiten a planificarlas y a dejarlas preparadas pero sin aplicación mientras no se consiga la eventual independencia.

Pese a los esfuerzos de CiU y ERC para salvar el proyecto estrella de lo que queda de legislatura catalana, la oposición considera que el dictamen de los asesores supone un duro golpe al plan soberanista. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, también aseguró ayer que la situación del presidente de la Generalitat se “complica” con el dictamen.

El líder del Partit dels Socialistes, Miquel Iceta, dijo durante un acto en Barcelona que Mas debe modificar sus proyectos. “Volvemos a pedir al Gobierno catalán que reconsidere su hoja de ruta, que diga la verdad sobre lo que se puede hacer y lo que tiene sentido hacer, y no se sitúe fuera de la ley y poniendo en peligro leyes tan importantes como la de presupuestos y la de acompañamiento”. Iceta apeló a “volver al sentido común” y, sobre el hecho de que haya sido el Consejo de Garantías Estatutarias quien haya frenado las estructuras de estado consideró que es “un caso de incompetencia política” del Ejecutivo de CiU.

 

La ANC promueve una asamblea de cargos que actuará si se suspende el autogobierno

Miquel Noguer

La Asamblea Nacional Catalana, principal entidad privada independentista, se comprometió ayer a seguir impulsando el proceso soberanista, hoy en horas bajas por la división de los partidos. La ANC se fijó el objetivo de convertir las próximas elecciones municipales del 24 de mayo en un preámbulo de las autonómicas del 27 de septiembre que, en su opinión, deben ser un verdadero referéndum sobre la independencia de Cataluña.

La entidad que preside Carme Forcadell también se ha fijado el objetivo de crear una “asamblea de cargos electos” formada por alcaldes, concejales y diputados que “en un momento dado puedan representar al pueblo de Cataluña” ante una eventual suspensión del autogobierno.

El acto de ayer de la ANC tuvo lugar en Cornellà de Llobregat, un feudo socialista tradicionalmente muy alejado de los postulados independentistas. La entidad considera que el objetivo ahora es que los partidos que apoyan la independencia ganen claramente las elecciones del 24 de mayo para formar ayuntamientos con mayoría soberanista. En caso de que no haya mayorías absolutas la ANC pedirá a CiU, ERC y la CUP que den prioridad a pactos entre ellos.

Más información