Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lujua apela a la competitividad para aprovechar el clima de oportunidades

El presidente de Confebask critica la actuación de los sindicatos mayoritarios y divisa una lenta recuperación

Miguel Ángel Lujua durante su intervención en un desayuno informativo en Bilbao.
Miguel Ángel Lujua durante su intervención en un desayuno informativo en Bilbao.

Bajo la "mochila" de los duros efectos de la crisis económica y el lamento recurrente de la actuación sindical en Euskadi -en alusión a ELA y LAB, pero sin citarlos-, el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, ha apelado a la necesaria "competitividad" para encarar el clima de "oportunidades" que empieza a ofrecer la "lenta recuperación".

Así lo ha dicho durante su conferencia en el Fórum Europa Tribuna Euskadi a cinco meses vista de su despedida del cargo, "precisamente cuando más he aprendido en una confederación que debe tener en cuenta las peculiaridades de sus territoriales". Lujua, que asumió la presidencia de la patronal vasca en plena sacudida de la crisis y precedido de una reconocida polémica por su nombramiento, ha aplaudido el compromiso "de país" de la clase empresarial y su dedicación "diaria" cada vez que "abren la persiana".

En su reflexión se ha referido al calado de la actual crisis "muy superior a las de los 80 y90" por el volumen de desempleo y caída del PIB, donde, ha precisado, "no ha tenido culpa alguna la reforma labora". Sin embargo, ha destacado las variables positivas que empiezan a vislumbrarse como la prima de riesgo, la caída del petróleo -pendiente eso sí de la crisis de Ucrania- y el crédito para empezar a remontar con una creación de empleo "aún lenta", pero existente.

En presencia de la cúpula de las patronales territoriales, del consejero Ángel Toña y su antecesor, Juan Mari Aburto, junto a empresarios y los líderes de CC OO y UGT, Lujua ha dibujado un escenario de progresiva mejoría al que Euskadi debe hacer frente desde el "compromiso de las personas" cada vez más preparadas como parte esencial de la empresa.

Ha animado al consejero Toña a "no esperar" a quienes no se han sumado al diálogo social

Para adecuarse al nuevo escenario, el presidente de Confebask ha lamentado el clima sindical del País Vasco. De hecho, consciente de las dificultades del diálogo social, ha instado al consejero Toña "a no esperar" a quienes aún no han decidido "subirse al autobús" de la negociación. Lujua ha puesto en valor a quienes ahora mismo están sentados en la mesa.

En este análisis crítico hacia la actitud de los sindicatos mayoritarios, el ponente -presentado por Antonio Garamendi- ha advertido del riesgo de que "casi el 70 % de los convenios que se apliquen en un futuro inmediato en Euskadi, o en su totalidad, pueden ser negociados fuera de aquí".

Sin ahondar en las causas de la crisis para dibujar con más detenimiento el presente y las exigencias del futuro, el presidente de Confebask ha apelado a poner los ojos en Asia como un país que despierta oportunidades por su asegurado crecimiento. En este contexto, Lujua ha recordado el saldo positivo -5.000 millones- de la balanza comercial vasca para apostar por una revisión de aquellas importaciones que pudieran realizarse en Euskadi. En su opinión, se dispone de una alta cualificación que aseguraría la entrega de determinados productos y servicios que ahora proceden de otros países y que "meterían en vena mucho dinero" a las empresas y el empleo vascos.

Sin verse obligado a responder pregunta alguna sobre el conflicto mantenido con ELA y LAB ni por sus encontronazos anteriores con el Gobierno vasco, Lujua ha admitido su "satisfacción" por el elevado grado de conocimiento de la clase empresarial que le ha proporcionado su mandato. Preocupado por el desempleo juvenil y disconforme con la bajada de sueldos, ha elogiado que Mario Fernández bajara su sueldo como presidente de Kutxabank al ser preguntado por los 800.000 euros de salario de su sucesor, sin que ahondara en profundidad - "hasta aquí puedo llegar"- sobre los pormenores del caso Cabieces.