Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUAN MARÍA ABURTO | Candidato del PNV a la Alcaldía de Bilbao

“La cercanía y la escucha activa se convertirán en mi seña de identidad”

El exconsejero de Empleo asegura que los barrios de Bilbao tienen que "sentirse partícipes" de la transformación de la capital

El exconsejero de Empleo Juan María Aburto posa en el exterior de La Alhóndiga de Bilbao.
El exconsejero de Empleo Juan María Aburto posa en el exterior de La Alhóndiga de Bilbao.

Juan María Aburto (Bilbao, 1961) fija la entrevista en la cafetería de La Alhóndiga bilbaína, que llevará el nombre de Iñaki Azkuna.

Pregunta. ¿Azkuna será santo y seña de su campaña?

Respuesta. Azkuna es un modelo a seguir. Sustituirle es imposible, es único. Lo que espero es sucederle, ser el próximo alcalde porque en el medio ha estado Ibon Areso. Tendré mi impronta pero el modelo de gestión del Ayuntamiento y de Azkuna van a ser una referencia.

P. ¿En qué se desmarcará?

R. No hay un desmarque programado. El legado es extraordinario. Lo que haré es gestionarlo de forma adecuada y aportaré mi impronta, los valores en los que creo.

R. Tiene la impronta de una gran sensibilidad social.

R. Es muy importante tener sensibilidad social. Es lo que nos tiene que pasar a quienes gobernamos, que nos preocupe la sensibilidad social. Y a mí me preocupa lo que le pasa a la gente de Bilbao. Quisiera que fuera una ciudad que acoge a la gente que lo necesita por diversas causas.

P. Pero no cuenta con gente clave del equipo de Azkuna.

R. No sé por qué se dice eso. Cuento con un buen número de ellos. Areso ya le dijo a Azkuna que no quería otra legislatura. Otros como Jose Sabas o Eduardo Maiz saben la estima que les tengo, como a Ibone Bengoetxea, que es inmejorable. Que nadie vea el menor atisbo porque no se corresponde con la realidad.

P. ¿Se ha reunido ya con Areso? ¿Le molestó que apostara por Bengoetxea?

R. Me parecía coherente su planteamiento. Si ve gente adecuada en su equipo, me parece bien que lo diga. Ibone va a encabezar la lista a Juntas por la circunscripción de Bilbao. No me ha molestado en absoluto. Yo me reúno habitualmente con Areso y con miembros de su equipo. Con todos y cada uno de ellos me he reunido al menos una vez. Con el alcalde, varias veces, y estamos en contacto vía telemática.

Me pareció coherente que Areso apostara por Ibone Bengoetxea

P. ¿Será más disciplinado que Azkuna con el PNV?

R. Azkuna ha sido disciplinado con el partido y en momentos el interés de Bilbao ha primado. Yo siempre he sido fiel al PNV pero sobre todo voy a ser fiel a los ciudadanos de Bilbao.

P. ¿Qué diagnóstico hacen el BBB y usted sobre Bilbao?

R. Que tenemos una ciudad que es un modelo de transformación urbana. Unos barrios periféricos, en la zona alta, con una situación de orografía complicada, donde la movilidad es un reto y también que la realidad del paro afecta a Bilbao. 31.997 personas paradas quiere decir que la economía tiene que ser una obsesión. Que la actividad económica de Bilbao sea un elemento tractor y que el legado que nos deja el equipo Azkuna sobre la proyección internacional y de modelo económico es una senda por la que debemos caminar.

P. ¿Qué puede hacer un alcalde por el empleo y la igualdad?

R. El empleo no se generará nunca por decreto, pero la ciudad puede ser facilitadora. Zorrozaurre y Punta Zorroza son dos suelos que tienen que ser clave. Apostar por Zorrozaurre como modelo residencial y económico es la línea a seguir. Lo mismo Punta Zorroza. Otro, la conectividad: puerto, aeropuerto y tren de alta velocidad. La conectividad tiene que ser muy importante. Lo que le venga bien a Bilbao le vendrá bien a toda una diana de espacio geográfico y de núcleo de las personas. Además, Bilbao debe tener cada año un plan de empleo. La apuesta por la sociedad del conocimiento, por la economía creativa van a ser realidades porque vamos a tener necesidad de otro tipo de empleo del que no me quiero olvidar.

P. ¿Qué no le ha gustado de la transformación de Bilbao?

R. Es muy difícil algo que no me ha gustado. El siguiente paso que debiéramos dar es que los barrios altos se sientan partícipes de esa transformación.

P. ¿Cómo se imagina las reuniones con los vecinos?

R. Según quiénes sean los barrios, los vecinos y su problemática. Me ha tocado reunirme con familias de problemática enorme y mi planteamiento era siempre partir de que tienen razón, que tienen tanto dolor que hay que escuchar. La cercanía es un elemento que se convierta en mi seña de identidad. Cercanía y escucha activa. La gente nos está demandando que le escuchemos. Con los vecinos mantendré una actitud de escucha y con el compromiso de dar respuesta, no de solucionar. No me comprometeré a lo que no pueda hacer, pero sí a escuchar.

P. ¿En la noche electoral estará pendiente de los resultados del PSE y PP por si los puede necesitar?

R. Estaré pendiente de ganar las elecciones. A partir de ahí, estaré pendiente del conjunto de los resultados. Creo que es el momento de la cooperación. Que desde pensamientos diferentes, pensemos que sumando podemos ser mejores.

Como persona, agradezco a los obispos la pastoral sobre la RGI

P. ¿Hasta dónde va a llegar en Bilbao la ola Podemos?

R. No lo sé. La respuesta correcta sería hasta donde diga la ciudadanía. La virtud que ha tenido Podemos ha sido aunar el descontento fundamentado en que la realidad de la vida política ha sido desde el punto de vista de los valores, deficitaria, dramática. En ese caldo de cultivo ha generado una expectativa. Ha aunado sensibilidades diversas. Lo que puede pasar a Podemos es que cuando tenga que empezar a contentar, a hacer propuestas va a tener que decir cuáles son sus proyectos y eso ya no vaya a ser tan fácil. Va a ser interesante la experiencia de Syriza en Grecia.

P. Podemos, añadido a EH Bildu, ¿demasiada exigencia desde la izquierda?

R. Primero ver los resultados. No me preocupa que las exigencias vengan desde la izquierda o de la derecha. Me preocupa que la calidad de vida de quienes transitamos por las calles de Bilbao sea cada vez mejor.

Abrir el comercio algún día festivo podría ser bueno. Es una cuestión de diálogo”

P. ¿Sus hijos se sienten seguros en Bilbao?

R. Se sienten seguros. No diría tanto de mis hijos, diría que Bilbao tiene que ser una ciudad segura. Ahora que los sábados por la mañana visito barrios de Bilbao me dicen que les gustaría más presencia policial. La presencia policial es una garantía de seguridad. La valoración de la policía de proximidad es positiva y también lo que supone para la actividad económica.

P. ¿Irá a comprar un domingo o un festivo?

R. Normalmente, no. La organización familiar que tenemos no lo requiere. Hay una ley del Parlamento vasco y por lo tanto respeto a la ley. Respeto también a quienes en cumplimiento de esta ley decidan abrir. Y hay que hablar con el sector. Además de la cuestión sindical que existe, hay que ver si hay demanda en la calle y no tengo esa percepción. Me he reunido con el sector y lo voy a seguir haciendo con la gente que sabe. Abrir algún día determinado podría ser bueno. Es una cuestión de reflexión y de diálogo.

P. La noche de Bilbao está triste. ¿Por la crisis o por los horarios?

R. La crisis ha afectado a la noche. Vamos viendo que los jóvenes se reúnen en lonjas, en sus txokos juveniles; los más adultos han hecho de las reuniones en casa una forma de ocio. El ocio nocturno tiene que existir no solo para los bilbaínos y bilbaínas, sino que sea un atractivo para los turistas. Algunos de los horarios sería bueno revisarlos. Hay que potenciar un ocio nocturno que pueda coexistir con el derecho al descanso.

P. Le gusta el fútbol, el Athletic. ¿Y los toros y la ópera?

R. Me gusta el fútbol, sobre todo el Athletic más que el fútbol. Como dice mi amigo José Luis Bilbao algunas veces no vamos al fútbol, vamos a San Mamés. De la ópera no soy un aficionado que vaya a todas las óperas, pero acudo a la ópera. Con los toros, igual. No voy cada vez que hay toros, pero en la Aste Nagusia los toros forman parte del programa de fiestas y suelo ir de vez en cuando.

P. ¿Cómo paga sus gastos oficiales?

R. Con dinero propio y cuando he tenido que pasar alguna factura lo he hecho y luego me he resarcido.

P. Con la polémica de Ángel Toña, su despedida ha pasado desapercibida.

R. No es malo que mi despedida pase desapercibida. Mi teléfono no suena mucho estos días. Creo que es una pena sobre todo para Ángel[TOÑA][TOÑA], al que le tengo un gran aprecio. Creo que se está gestionando de manera adecuada y se le ha dado una cierta vuelta al tema.

P. Los obispos le han respaldado con su pastoral al hablar de la necesidad de la RGI.

R. Conocía el texto antes de que saliera. Yo se lo agradezco, no como consejero sino como persona. Me siento mejor si mi Iglesia se posiciona claramente a favor de la gente que lo necesita y esto no es incompatible con que la gestión haya que mejorarla cada día, controlar el fraude, pero sobre todo que las ayudas lleguen cada vez a más gente.

P. ¿Le ha llamado Maroto?

R. No me ha llamado y tampoco espero que me llame. Me dio mucha pena lo que ocurrió con él y con el PP en este tema. No ha sido bueno para nadie.

P. ¿Qué tal está de salud?

R. Bien. Estoy bien de salud, animado y sobre todo ilusionado porque nunca pensé que podría ser alcalde de Bilbao y me gustaría trasladar esta ilusión a los demás.