Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO EN LAS OPOSICIONES DE POLICÍA

Alcorcón repetirá los dos exámenes de la oposición interna de la policía

Personal accede a la recusación presentada contra el presidente del tribunal ante el anuncio de que algunos aspirantes acudirán al juzgado por supuesta animadversión

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, en un acto de la Policía Municipal el pasado 6 de febrero. Ampliar foto
El alcalde de Alcorcón, David Pérez, en un acto de la Policía Municipal el pasado 6 de febrero.

Borrón y cuenta nueva. El Ayuntamiento de Alcorcón (170.000 habitantes y gobierno del PP) ha decidido anular el tercer examen —conocimientos legales— de la oposición interna de la Policía Municipal, después de que se constatara que se habían filtrado gran parte de las preguntas. Tres aspirantes a sargentos, cuyos nombres sonaron desde el primer momento dentro del cuerpo, fueron los que sacaron más nota gracias a que contestaron de forma correcta esas cuestiones. El presidente del tribunal, el segundo jefe de la policía, Fernando Simón, decidió anularlo tras hacer las investigaciones oportunas. Ahora ha sido recusado por la Concejalía de Personal, según han confirmado fuentes municipales.

Las oposiciones de la Policía Municipal alcorconera se convocaron en junio para cubrir tres plazas de sargento y siete de cabos. Eran de promoción interna, por lo que solo podían acceder a ellas los agentes que ya estuvieran dentro. Desde el primer momento, el PSOE vio que podían existir importantes irregularidades. Ya en junio se sabía quiénes podían ser los sargentos ganadores de las plazas. Se trata de una unidad especializada de la policía, un  grupo de agentes dedicados a la investigación.

Así lo denunció la concejal portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Natalia de Andrés, a la que el alcalde de Alcorcón, David Pérez (PP), calificó de estar soltando calumnias, ignominias y falsedades sobre el proceso.

El primer y segundo examen (test psicotécnico y pruebas físicas) transcurrieron sin incidencias. El problema surgió con el tercero, dedicado a conocimientos legales y de las ordenanzas municipales. El presidente del tribunal, el oficial Fernando Simón, se comprometió a elaborar las preguntas dada la larga experiencia en el cuerpo.

Dos meses de escándalo

El tercer examen de las oposiciones de la Policía Municipal de Alcorcón se celebró el 23 de diciembre. Al ser tan solo nueve aspirantes para sargentos, el tribunal lo corrigió de inmediato. El motivo es que los que hubieran aprobado tuvieran tiempo para preparar el último ejercicio: una memoria de cómo ejercerían su labor.

El presidente del tribunal, el segundo jefe de la Policía Municipal, Fernando Simón, comunicó los resultados de palabra a los aspirantes esa misma tarde, sin que se llegara a publicar la lista de manera oficial.

El hecho de que algunos aspirantes suspendieran hizo que al menos dos de ellos subieran en los días siguientes al despacho de Simón y protestaran al conocer el nombre de los agentes que habían aprobado las pruebas. Se confirmaban así las sospechas del resto de la plantilla. 

El presidente reúne al tribunal el 8 de enero y explica las circunstancias del examen. Había utilizado preguntas facilitadas por el coordinador de Seguridad, Luis Escudero. Este lo niega.

Se suspenden los exámenes de cabos y sargentos. Se abre un plazo de alegaciones para los aspirantes.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) denuncia lo ocurrido en el juzgado de guardia. El PSOE solicita una comisión de investigación y que se depuren responsabilidades. El equipo de gobierno del PP, con su alcalde David Pérez a la cabeza, hace caso omiso.

Los tres aspirantes presentan un escrito de recusación contra Fernando Simón. La Concejalía de Personal lo admite y aparta al segundo jefe del proceso. También se anulan los exámenes y se decide que se repitan. Eso sí, sin saber realmente qué ocurrió.

El problema surgió cuando tres aspirantes a sargento sacaron notas altísimas respecto al resto de opositores. Uno de ellos, cuyo nombre corresponde a las iniciales D. J. M., consiguió un 9,17, mientras que su inmediato seguidor, J. D. M. A., se quedó en 8,47 y el tercero, J. J. G. T., en un 8,13. Los siguientes ya estaban muy lejos, con cinco raspado o menos puntos.

El presidente reunió de inmediato al tribunal y decidió suspender los exámenes. Destacó que había utilizado 79 preguntas de una memoria informática que le había facilitado el coordinador de Seguridad, Luis Escudero. Este le proporcionó esa memoria con 100 preguntas para el examen de sargentos y una cifra idéntica para el de cabos. Fueron esas 79 preguntas las que acertaron los aspirantes con mejores notas. Algo similar ocurrió con el examen de cabos. Los integrantes del tribunal analizaron las preguntas y las respuestas. De nuevo comprobaron que había habido alguna filtración ya que algunos aspirantes habían acertado un número muy alto de preguntas. Se trataba de las aportadas en la memoria electrónica por Escudero.

Los integrantes del tribunal concluyeron que, pese a la dificultad mucho mayor de las preguntas facilitadas, supuestamente, por Escudero, algunos aspirantes las habían acertado al 100%. Así también ocurrió en dos casos en el examen de cabos que respondieron a las 77 preguntas proporcionadas por el coordinador. Llegaron incluso a acertar hasta las preguntas que estaban mal formuladas.

Al jurado le pareció muy raro que en el caso de las cuestiones de Fernando Simón los mejores aspirantes no llegaran incluso al 50% de acierto. Así consta en el acta de la reunión celebrada el 8 de enero, a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

El coordinador de Seguridad siempre ha negado que hubiera entregado la memoria electrónica con las preguntas a Fernando Simón. También añadió que no había tenido acceso en ningún momento a las preguntas antes de que se pusiera el examen.

El presidente del tribunal abrió un periodo de alegaciones de diez hábiles para los aspirantes de ambas oposiciones.

Los tres con mejores notas en el examen para sargentos (D. J. M., J. D. M. A. y J. J. G. T.) fueron más para allá y recusaron al presidente del tribunal. Utilizaron todas las armas legales que tenían a su alcance: de los cinco motivos que permite la Ley del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, en sus artículos 28 y 29.

La respuesta que ha dado la Concejalía de Personal no deja de sorprender. Ha sido la de aceptar la recusación y desestimar el escrito de respuesta presentado por el segundo jefe de la Policía Municipal. Según explicaron fuentes municipales, no se ha querido mantener en el puesto a Fernando Simón ante el anuncio de los tres opositores de acudir a los tribunales contra su segundo mando. Alegarán, según las citadas fuentes, que les tiene animadversión y que su intención es que no consigan las plazas.

Fernando Simón ha rechazado de plano esas acusaciones.

El sustituto de Simón al frente de la presidencia del tribunal será el actual jefe de la Policía Municipal, Eduardo de María. Entre las decisiones del jurado está que se repita el tercer examen en ambas oposiciones. Lo que todavía no está fijado es la fecha exacta, ya que depende de lo que decida el nuevo presidente o de la persona en la que delegue, si opta por esta opción.
A lo que se ha negado en todo momento el alcalde de Alcorcón, David Pérez, es a abrir una investigación para esclarecer lo ocurrido, pese a ser lo solicitado por la portavoz socialista, Natalia de Andrés. El portavoz de UPyD, Jesús Gamonal, denunció los hechos en el juzgado. Se está pendiente de ver si es admitida a trámite y se inicia la instrucción.

Más información