_
_
_
_

El Supremo falla a favor de quitar Aguas Ter-Llobregat a Acciona

El alto tribunal ha decidido desestimar la petición de medidas cautelares de la constructora

Dani Cordero

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Planta de Aguas Ter-Llobregat (ATLL).
Planta de Aguas Ter-Llobregat (ATLL).Marcel·lí Saenz

El Tribunal Supremo ha propinado hoy un nuevo golpe a la privatización de la gestión de Aguas Ter-Llobregat (ATLL), adjudicada por la Generalitat a finales de 2012 a un consorcio liderado por Acciona y el banco brasileño BTG Pactual por 1.000 millones de euros. El alto tribunal ha decidido desestimar la petición de medidas cautelares de la constructora, que intentaba mantener la concesión congelando una resolución del organismo encargado de fiscalizar los contratos públicos en Cataluña. Esta aboga por anular el contrato al considerar que la oferta de Acciona no cumplía el pliego de condiciones del concurso.

No es el primer fallo contrario a la adjudicación que dicta el Supremo. Resolvió en el mismo sentido para responder a los recursos de casación que habían presentado también la Generalitat y BTG Pactual para bloquear sentencias similares del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Judicializada desde el principio, la mayor privatización efectuada hasta el momento por un gobierno catalán se ha convertido en el concurso más controvertido, origen de una agria batalla en los despachos y en los juzgados entre la Administración autonómica, Acciona y Agbar, el otro participante en el concurso y origen del contencioso.

Pese a los fallos en su contra, la Generalitat todavía no ha tomado una decisión sobre qué hará con la concesión de la gestión del agua que consumen cerca de cinco millones de habitantes del área metropolitana de Barcelona. En diciembre pasado, su consejero de Territorio, Santi Vila, anunció la convocatoria de una mesa de contratación para que esta decidiera el siguiente paso a dar tras conocer las dos primeras sentencias del Tribunal Supremo. Vila aseguró que la adjudicación sería revocada y que la Generalitat tenía que dirimir entre dos opciones: entregar ATLL a Agbar o convocar un nuevo concurso.

Más información
El Supremo vuelve a dar la espalda a Acciona en su batalla con Agbar
La Generalitat asegura que la oferta de Agbar por ATLL incumple el concurso
Un informe de la Generalitat aboga por que Acciona siga al frente de ATLL
La Generalitat rectifica y revocará la adjudicación de ATLL a Acciona
El Tribunal Supremo falla otra vez en contra de la adjudicación de ATLL

Hasta ahora no ha habido nuevos movimientos de la mesa de contratación, más allá de la petición de documentación. Pero el presidente de la Generalitat, Artur Mas, apuntó ayer que la Generalitat no dará ningún paso más hasta que tenga una sentencia en firme sobre el fondo del caso por parte del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Hasta ahora, aducen el Ejecutivo catalán y Acciona, solo ha habido fallos sobre medidas cautelares.

El Gobierno de Artur Mas sostiene que sería un error anular el concurso antes de la sentencia en firme, ya que existe el riesgo de que el TSJC ratifique la adjudicación. La Generalitat sostiene que el OARCC (el ente de control de los contratos públicos) erró en la interpretación del pliego de condiciones cuando decidió invalidar la oferta de Acciona y que, si se mantuviera el mismo criterio, también debería de ser excluida del concurso Agbar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Dani Cordero
Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_