CiU se conjura para que su grupo no fracture su voto en el Congreso

La Ejecutiva de la federación da por cerrada su crisis y expresa su "pleno apoyo" en Duran

Duran Lleida, Ramon Espadaler y Artur Mas durante el Comité Ejecutivo Nacional de la Federación.
Duran Lleida, Ramon Espadaler y Artur Mas durante el Comité Ejecutivo Nacional de la Federación.Massimiliano Minocri

Unió y Convergència se conjuraron ayer para no repetir en lo que resta de esta legislatura otro episodio como el de la semana pasada cuando sus diputados en el Congreso se dividieron al votar la toma de consideración de la ley sobre el yihadismo. Tras una intensa comisión ejecutiva de la federación, en la que intervinieron varios de sus dirigentes, el democristiano Ramon Espadaler atribuyó el incidente a “diferentes lecturas” de una consigna —los diputados de Unió votaron a favor y los convergentes se abstuvieron— y dio por cerrada la crisis. El también secretario general de CiU reiteró que la cúpula de la federación ofreció “su total apoyo y confianza” a Josep Antoni Duran i Lleida y a sus dos portavoces adjuntos.

Más información
Duran culpa a la dirección de CDC en Barcelona por la división del voto
Unió avisa que no será un “simple apéndice” de un pacto CDC-ERC
El grupo de CiU en el Congreso admite que está fracturado

El conflicto es un capítulo más de las tensas relaciones entre los dos socios, que se han agravado por su distinta posición sobre el soberanismo y la incomodidad de que el líder del grupo de CiU no comparta la apuesta independentista. Duran, de hecho, confesó el viernes que se había sentido desautorizado y atribuyó el voto de los convergentes a una llamada desde la dirección del partido en Barcelona. “Si no hubiera sido así, aquí paz y después gloria”, dijo.

Espadaler y Lluis Maria Corominas, número tres de CDC, relativizaron la fractura habida en el grupo. El democristiano apuntó: “¿Que Unió habló de deslealtad? Hay que mirar hacia adelante y apoyar al grupo. Ninguna de las dos partes tiene interés en reeditar un episodio así. Pongo la mano en el fuego por ello”. Corominas recalcó que no se puede construir una “teoría” sobre un “malentendido”. “Nos interesa cómo acaba esta semana y no cómo empezó”, dijo en alusión al debate de la ley. Eso sí: el consejero aseguró que no se había debatido si Duran repetirá o no como candidato. “Si quiere repetir es una cuestión suya”, zanjó.

Ante la perspectiva de un denso ciclo electoral, los dos socios cerraron formalmente la crisis pero las heridas siguen siendo muy profundas. El mismo Duran colgó tras la reunión varios mensajes en las redes sociales insistiendo en que Unió cumplió con la estrategia de voto dictada por CiU. “Y no equivale a estar de acuerdo con el contenido del pacto antiyihadista”, dijo. Duran reiteró que su Unió defiende la vía confederal, la respuesta, dijo, a tener que decidir entre “la vía autonomista o imitar a CDC y abrazar la independencia”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS