Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Legislación sobre banderas

La alcaldesa de Mungia acusa a Urquijo de querer humillar

Uriagereka (PNV) formaliza en un pleno extraordinario su renuncia al cargo por verse obligada a colocar la bandera española

La alcaldesa de Mungia, Izaskun Uriagereka (PNV), recibe este viernes el apoyo de sus vecinos tras presentar su dimisión ante el pleno.
La alcaldesa de Mungia, Izaskun Uriagereka (PNV), recibe este viernes el apoyo de sus vecinos tras presentar su dimisión ante el pleno. EFE

La alcaldesa de Mungia, Izaskun Uriagereka, del PNV, ha dimitido este viernes tras negarse a colocar la bandera española en el Ayuntamiento y ha dicho que el delegado del Gobierno en Euskadi, Carlos Urquijo, "sólo pretende humillar" a su pueblo al hacer cumplir la ley que "impone" este estandarte.

Tras un requerimiento de Urquijo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco forzó en septiembre de 2014 al Ayuntamiento de Mungia a instalar la bandera en la fachada consistorial, una decisión que fue recurrida por el consistorio ante el Tribunal Constitucional, que ha anunciado recientemente que no admite a trámite este recurso.

En un pleno extraordinario, en el que también ha dimitido por el mismo motivo la edil de Cultura Miren Begoña Bilbao, la ya exalcaldesa ha leído, a punto de romper en lágrimas, un largo discurso en euskera en el que ha llamado a la unión de todos los abertzales para defender su bandera, la ikurriña.

Uriagereka sólo ha utilizado el castellano para dirigirse a "quien ha provocado mi dimisión", en referencia al delegado del Gobierno, e invitarle a "intentar comprender y respetar" al pueblo vasco, aunque ha reconocido que "estamos lejos de comprendernos en este momento".

"Habla el señor delegado del Gobierno de cumplir y hacer cumplir la ley, una ley que nada aporta al pueblo al que dice servir, pero al que no pretende sino humillar. Una ley trasnochada, que no genera sino malestar y crispación en nuestro pueblo", ha lamentado.

La exregidora ha explicado que, "con la misma tenacidad" que Urquijo "ha ido imponiendo la bandera española en tantos y tantos balcones de este país, trataremos los vascos y vascas de unir nuestras fuerzas". Ha afirmado que tratarán de acabar con "este antidemocrático atropello, con el mismo convencimiento de que juntos pondremos fin a sus humillaciones y a sus imposiciones".

"Prefiero hablar de un país donde sus hombres y mujeres sientan y hablen su cultura, su lengua, vivan sus costumbres y tradiciones y sus símbolos, sin necesidad de leyes que les obliguen a sentir lo que no son ni nunca serán", ha manifestado. Uriagereka ha recordado que, mientras el pueblo de Mungia favoreció su designación como alcaldesa hace casi cuatro años, Urquijo "ha violentado esta decisión con su actitud y su posición política a tres meses de terminar la legislatura".

La exprimer edil ha considerado que el Ayuntamiento ha perdido el proceso judicial iniciado hace tres años y medio para tratar de evitar la colocación de esta bandera, pero ha recalcado que en este contencioso subyace "un problema político".

Uriagereka, ha sido recibida entre aplausos por decenas de personas, ha asegurado que "su bandera (por la española) no será nunca la nuestra". Antes del inicio del pleno, Unai Ziarreta, concejal de EH Bildu de Mungia y secretario institucional de EA, ha ofrecido al PNV un "acuerdo a nivel nacional" para que la ikurriña sea la "única bandera que ondee en todas las instituciones vascas".