Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJA observa delitos en el contrato de un asesor de Monteseirín

El tribunal cree que hubo tráfico de influencias y prevaricación en el proceso

La Sala de lo Social del TSJA observa indicios de posibles delitos de tráfico de influencia y prevaricación en la contratación de Domingo Enrique Castaño en la Fundación DeSevilla, una relación laboral realizada por indicación del exalcalde de la capital andaluza Alfredo Sánchez Monteseirín unos días antes del anuncio del ERE de la fundación.

En este sentido, la Sala de lo Social también desestima el recurso presentado por el propio  Castaño, en el que éste solicitaba una mayor indemnización de la recibida por parte de la Fundación DeSevilla como trabajador que se vio afectado por el ERE. El Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla ha comenzado actuaciones sobre estos hechos.

Los magistrados del TSJA consideran que el despedido fue procedente y objetivo y, por tanto no hay derecho a una mayor indemnización que la recibida por el sueldo estipulado de 35.000 euros. Pero también considera que podría ser delictiva la cobertura legal que se dio a la contratación de Enrique Castaño, por parte del secretario de la fundación.

Fuentes próximas a Monteseirín precisaron que el secretario (jurídico) del Patronato de la Fundación consideró que Castaño inició el disfrute de su excedencia el 16 de septiembre de 2007 y que esta “le fue tácitamente concedida y que permanecía en ella”. Sánchez Monteseirín “no hizo más que indicar que se materializara ese reconocimiento de derecho con la reincorporación de Castaño a la Fundación”, según las mismas fuentes.

La Sala de lo Social del TSJA pide que se inicié una investigación penal sobre los hechos y ahora será el Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla quien determine si es este Juzgado el que debe instruir o si ya hay otros Juzgados en la ciudad que están investigando sobre los acusados en hechos similares y, por tanto, se acumularían los procesos.